Kevin Costner se ha casado en su rancho de Colorado

El protagonista de Bailando con lobos ha perdido su soltería este fin de semana.Kevin Costner, de 49 años, y la diseñadora de bolsos Christine Baumgartner, de 30, han contraído matrimonio en el rancho que el actor tiene en cerca de Aspen, Colorado. La extensión de cerca de 65 hectáreas ha sido suficiente para acoger a los cerca de 500 invitados a la ceremonia, entre los que han estado compañeros de profesión del actor como Bruce Willis y el director Oliver Stone. La ceremonia -la celebración durará cuatro días- se celebró en uno de los embarcaderos del lago que tiene el rancho, en el que la pareja, ya casada, do un romántico paseo tras la ceremonia. Christine estaba feliz y radiante con un vestido en blanco roto, con escote palabra de honor.

Boda por impulso
El cineasta ya había manifestado en varias ocasiones su intención de casarse con Christine; de hecho en un viaje que hicieron en el año 2001 a la Toscana, en un impulso, se dieron el ‘sí quiero’ en una pequeña iglesia. Por supuesto, fue una boda que no tenía validez en Estados Unidos, aunque ya entonces la pareja comentó a sus amigos su deseo de repetir la experiencia.

En una entrevista que el actor hizo hace algunos meses, afirmó que le gustaría celebrar su enlace en septiembre de este año, en su rancho, y que los festejos durarían tres días. Durante esas jornadas, organizaría concursos de pesca y rodeos de caballos para entretener a los invitados. Detalles de una ceremonia que, de momento, no se han confirmado.

Segundo matrimonio
La pareja comenzó a salir en el año 2000 y fue en el verano de 2003 cuando Costner se decidió a pedir formalmente la mano de su novia, con un anillo de diamantes. Para el actor este es su segundo matrimonio, tras su divorcio de Cindy Silva, con la que estuvo dieciséis años. De esta primera unión, nacieron tres hijos, Joe, Annie y Lily. Después de su separación, se le relacionó con las actrices Courtney Cox y Mira Sorvino y con las modelos Naomi Campbell y Elle Macpherson.
Pero conoció a Christine, de la que dijo entonces que ‘era preciosa, tenía un gran corazón y era un ejemplo perfecto para sus hijas’.

Más sobre: