Los dramas sociales conmueven al Festival Internacional de San Sebastián

El cine comprometido se impone, películas que narran una realidad social, vidas humanas con sus luces y sus sombras. La Mostra de Venecia ya tuvo entre sus galardonados a dos obras, con cierta polémica. Una de ellas, la española Mar adentro. La continuación se ha vivido en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, cuyo jurado ha presidido el escritor Mario Vargas Llosa.

No hubo grandes sorpresas y jurado y crítica coincidieron en el premio principal. La Concha de Oro al mejor filme fue para Las tortugas pueden volar dirigida por el kurdo iraní, Bahman Ghobadi espléndido y emotivo drama sobre los niños del Kurdistán.

El premio Especial del jurado lo obtuvo Sueño de una noche de invierno de Goran Paskaljevic. Drama sobre las consecuencias de una guerra civil, vista a través de la relación entre un superviviente de la contienda y una niña autista.

Le temática social se alzó también con el premio al Mejor Guión. Omagh reconstruye la masacre terrorista sufrida por la ciudad irlandesa del mismo nombre. Una gran película, para la que parte de la crítica esperaba mayores recompensas.

Los galardones a las mejores interpretaciones fueron para la actriz Connie Nielsen y para su compañero de reparto, Ulrich Thomsen. Ambos espléndidos en Brothers. Aunque los candidatos a hacerse con las Conchas de Plata eran varios y muy buenos. Entre ellos los protagonistas de dos películas argentinas, Roma de Alfredo Aristarain y Bombón, el perro de Carlos Sorín, grandes olvidadas del palmarés oficial.

Los honores a la mejor dirección, recayeron en la china Xu Jinglei, por su versión del clásico Carta de una desconocida, en su día llevada a las pantallas por el gran Max Ophuls.

Por la 52º edición del Festival de cine de San Sebastián han pasado grandes nombres del cine actual. El primero, encargado de inaugurar el certamen, con su última película, fue Woody Allen, quien recibió un premio a toda su carrera. También recibió el premio Donostia la actriz Annette Bening, quien viajó hasta la ciudad de La Concha sin la compañía de su marido Warren Beatty. El tercer homenajeado ha sido el actor Jeff Bridges, quien será precisamente el encargado de clausurar la noche del domingo el festival con su último trabajo Una mujer difícil, junto a Kim Basinger. Perfecto colofón a unos días plenos de cine con mayúsculas.

Más sobre: