La actriz Helen Hunt y su novio, Matthew Carnahan posan con su hija recién nacida

Vestidos de manera informal, relajados y sonrientes, la actriz Helen Hunt y su novio, el productor Matthew Carnahan, salieron a pasear con su hija recién nacida, momento que recogen las imágenes de este reportaje. Era esta la primera vez que la conocida intérprete, ganadora de un Oscar en 1998 por su papel en Mejor, Imposible, era fotografiada con la pequeña, Makena Lei Gordon,desde su nacimiento en un hospital de Los Angeles, el pasado 13 de mayo.

La niña, que ha recibido sus originales nombres de una ciudad de la isla hawaiana de Maui y del padre de la actriz, el director Gordon Hunt, ha llenado de felicidad a la estrella, quien en más de una ocasión había expresado su sueño de tener un hijo: ‘Cada vez sentía más deseos de ser madre. Mi reloj biológico estaba sonando fuerte’, afirmaba en una entrevista realizada poco antes de quedarse embarazada.

Helen, que acaba de cumplir cuarenta y un años, y Matthew, de cuarenta y dos, comenzaron su relación en el año 2001, después del matrimonio fallido de la actriz con el también actor Hank Azaria (se casaron en julio de 1999, después de cinco años de noviazgo, y se divorciaron diecisiete meses después, tras varios meses viviendo separados), pero por el momento no se han decidido a dar el paso de casarse, algo que quizá hagan ahora con la llegada del nuevo miembro de la familia.Años antes, a finales de los ochenta, estuvo relacionada sentimentalmente con Matthew Broderick, actualmente casado con Sarah Jessica Parker.

Éxito en la televisión y en el cine
Hija, como decíamos, del director Gordon Hunt (‘He tenido mucha suerte de ser su hija. Es un gigante, tiene un talento increíble y es parte de la razón de mi afición por actuar’, afirma de él), Helen es una de las pocas actrices que ha conseguido dar el salto de la televisión al cine con éxito. A los nueve años estudiaba interpretación, tenía su propio representante y aparecía en la serie del momento, El ‘show’de Mary Tyler Moore. En los años siguientes participó en varias producciones para la televisión y algunos montajes teatrales.

Su debut en el cine fue en un pequeño papel de la película de Francis Ford Coppola Peggy Sue se casó, en la que interpretaba a la hija de Nicolas Cage y Kathleen Turner, pero la popularidad en la gran pantalla le llegó a raíz de su participación en Tornado (1996), cuando se encontraba en el cenit de su triunfo televisivo en pleno éxito de la serie Mad about you (Loco por ti), que ha protagonizado durante siete años (1992-1999) consecutivos. De hecho, la consolidación de su carrera cinematográfica siguió coincidiendo con su trabajo en la citada serie de televisión.

En 1998, Helen Hunt se convertía en la primera actriz de la Historia en conseguir un Oscar, un Globo de Oro y un Emmy en la misma temporada. Los dos primeros galardones le fueron otorgados por su fantástica interpretación junto a Jack Nicholson, que también fue premiado con ambos, en la película Mejor, imposible, y el tercero gracias a su papel de Jamie en el espacio televisivo antes mencionado. De su trabajo junto al que es considerado uno de los mejores actores de Hollywood, Helen recuerda: ‘Me intimidó un poco saber que iba a trabajar al lado de Jack Nicholson, pero a los cinco minutos de estar hablando con él, pensé: ‘Será mi gran aliado en la película’. Tenía el mismo concepto que yo sobre la interpretación, veía el personaje de la misma forma que yo’.

’No tengo ningún gusto caro’
Tras el Oscar, Helen Hunt siguió trabajando de manera continua, compartiendo cartel desde entonces con varios de los actores más solicitados del momento, como Mel Gibson, Kevin Spacey y Richard Gere, además de haber cumplido uno de sus sueños, trabajar a las órdenes de Woody Allen en la película La maldición del escorpión de Jade. Acostumbrada a interpretar a mujeres decididas, valientes y de fuerte carácter, la actriz dice de sí misma: ‘Con el paso de los años he aprendido a ser una persona cada vez más independiente, pero creo que todavía tengo muchas inseguridades y lamento no poder ser más resistente a veces’.

Aunque reconoce que ganar un Oscar le cambió la vida, ‘sobre todo a nivel profesional, porque tener el premio quiere decir que de repente tu sueldo aumenta unos millones y que te llegan más guiones para elegir’, afirma que sus costumbres siguen siendo las mismas: ‘No tengo ningún gusto caro, soy tan feliz yendo a la playa y sentada al sol como lo era hace diez años. No me sentiría cómoda si condujera un Bentley descapotable’.

Más sobre: