Belén Rueda y Javier Bardem, una pareja de cine en la última película de Amenábar

Alejandro Amenábar ha apuntado muy alto en su cuarta película. Mar adentro, la dramática historia real de Ramón Sampedro, un tetrapléjico cuya lucha por encima de todo será la de poner fin a sus días de una manera digna. Sin embargo, gracias a la colaboración de la familia del fallecido -que mostró tal y como fue su vida-, el magnífico reparto del filme y la genialidad del cineasta y guionista, el resultado ha sido un éxito. Alejandro Amenabar, acompañado por su excepcional reparto, ha presentado en Madrid esta película, que estos días compite por el León de Oro en el Festival de Cine de Venecia.

Una extraordinaria caracterización
Uno de los reclamos del filme es la impresionante transformación de Javier Bardem, de 35 años, en un hombre, de 55 años, que vivió postrado durante casi treinta años en una cama. Cinco horas de maquillaje diarias son el resultado de esta genial caracterización. "El proceso de maquillaje era cansado. Cuando me quejaba pensaba en Ramón, si me quejo yo imagínate lo que tenía que quejarse él y entonces bajaba los humos", asegura el actor. Una vez más, Bardem nos hace una demostración de su enorme calidad como actor.

Su nueva musa: Belén Rueda
Dos mujeres serán las que tratarán de alterar su vida, Julia, papel interpretado por Belén Rueda, que será la abogada que apoyará firmemente la decisión de Ramón, y Rosa, que es Lola Dueñas, una vecina que intentará hacerle ver que la vida merece la pena. Él sabe que sólo la persona que de verdad le ame será la que le ayude a realizar ese último viaje. Al igual que lo hizo con Ana Torrent en Tesis o Nicole Kidman en Los otros, Belén Rueda se ha convertido en esta película en el contrapunto ideal del personaje interpretado por Javier Bardem.

Más sobre: