Fotografias exclusivas de Harrison Ford y Calista Flockhart en su viaje por Europa

Huyendo del estrés de Hollywood, Harrison Ford y su novia, Calista Flockhart han optado por unas vacaciones de descanso y relax en Europa apartados de las aglomeraciones y de las rutas más turísticas en busca de paz y tranquilidad. La pareja, siempre discreta en cuanto a lo que a su vida privada se refiere, viaja acompañada por el hijo adoptivo de la actriz, Liam, de tres años y durante las últimas semanas ha contemplado paisajes, navegado por ríos y disfrutado de días de sol, playa y cultura en distintos puntos del viejo continente.

La primera parada de su viaje fue Gales, donde el actor cambió su látigo de Indiana Jones por el timón de una barcaza de madera con la que recorrieron un canal del condado de Shropshire pasando en ella la noche. Sorprendido se quedó el dueño de un pequeño hotel de la localidad de Langollen cuando, a la mañana siguiente la pareja, entró en el establecimiento y pidió una habitación doble después de comentarle que no habían conseguido dormir con el vaivén de la embarcación.

Tras finalizar antes de lo previsto su estancia en Gales por la presencia de los fotógrafos continuaron su ruta europea en la Toscana donde la pareja, reacia normalmente a mostrarse en la intimidad, posó en las imágenes de excepción que les ofrecemos. Dichas fotografías fueron tomadas en el relajante recinto subterráneo de la piscina de talasoterapia del Gran Hotel Il Tombolo, situado a orillas del mar en la Marina de Castagneto Carducci donde Harrison y Calista se alojaron. Allí disfrutaron de jornadas de sol y playa en las que el pequeño Liam se convirtió en el centro de atención del actor.

El domingo 18 de julio llegaron a Barcelona en el avión privado del actor y partieron el martes 21. Se alojaron durante su estancia en la suite presidencial del hotel La Florida en el Tibidabo, desde donde pudieron disfrutar de unas vistas privilegiadas. Sin guardaespaldas y como dos turistas más recorrieron la Ciudad Condal en un Audi alquilado con un chofer que les hizo de guía, visitaron la Sagrada Familia y degustaron las especialidades de la gastronomía mediterránea en uno de los restaurantes más destacados de la capital catalana.

Y durante unas horas, el actor, uno de los mejores pagados de Hollywood con un salario que se aproxima a los veinticinco millones de dólares por película, se separó de su novia para practicar deporte. El famoso Indiana Jones, que ha cumplido sesenta y dos años en el transcurso de estas vacaciones, se puso en forma con un partido de tenis en el que contó con un contrincante de lujo, el tenista Sergi Bruguera, quien acabó destacando la buena derecha del astro además de corregirle algunos fallos de juego que Ford agradeció.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más