Brad Pitt y Jennifer Aniston compran el yate que perteneció a Richard Burton y Liz Taylor

Estos días Brad Pitt y Jennifer Aniston copan la portada de los rotativos internacionales con una triste noticia, que sin embargo no ha sido confirmada por sus representantes. Haciéndose eco de una información publicada por Evening Standard, se dice que la pareja está desolada por la pérdida del hijo que esperaban (hace unas semanas se extendió la noticia del embarazo de la actriz por un amigo indiscreto que habló con la prensa pero en esta ocasión el matrimonio salió al paso desmintiendo tal información y dando a entender que entraba en sus planes tener un hijo pronto). Según el diario americano, el protagonista de Troya "lloró desconsoladamente cuando se enteró". Como decíamos, aún queda por confirmar que realmente la estrella de Friends estuviese en estado de buena esperanza.

Una embarcación de lujo
Pero Brad Pitt y Jennifer Aniston, uno de los matrimonios más sólidos y admirados de Hollywood, son noticia por otra cuestión más lúdica. Al parecer, el actor le ha comprado a su mujer el mismo yate con el que Richard Burton obsequió hace casi cuarenta años a la suya. El Kalizma, de cincuenta metros de eslora, fue como decíamos originalmente adquirido por Richard Burton en 1967 como regalo a Elizabeth Taylor por haber ganado el Oscar por la película ¿Quién teme a Virginia Wolf?. La pareja lo bautizó con las iniciales de los nombres de sus tres hijas, Kate, Liza y Maria (Kate, hija del actor y Sybil Williams, Liza, nacida del matrimonio de la actriz y Michael Todd, y Maria, adoptada por la pareja).

Durante la década de los setenta la lujosa embarcación fue testigo de numerosas y glamourosas fiestas. Tennessee Williams y el actor Rex Harrison fueron algunos de los grandes nombres que disfrutaron de la hospitalidad de la famosa pareja a bordo.

Uno de los yates más antiguos a flote
Richard Burton y Elizabeth Taylor adquirieron el yate por ochenta mil libras pero según se ha publicado, Brad Pitt podría haber pagado la suma de tres millones de libras (unos cuatro millones y medio de euros). Con capacidad para diez viajeros y ocho tripulantes destaca un impresionante comedor decorado con antigüedades, las camas con dosel y las pinturas de Picasso, Monet y Van Gogh.

Con noventa y ocho años, el Kalizma es uno de los yates más antiguos a flote. Antes de ser adquirido por los protagonistas de Cleopatra fue usado por la Marina Real británica en ambas guerras mundiales adquiriendo su carisma y valor tras haber pertenecido a las dos estrellas.
Fue restaurado en 1991 y, hasta el momento, su base estaba en Malta, donde precisamente Brad Pitt pasó varias semanas el pasado año durante el rodaje de Troya.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más