Halle Berry: 'No me casaré nunca más porque los hombres son todos iguales'

Con motivo de la campaña de promoción de la película Catwoman cuyo estreno tuvo lugar el pasado 19 en Estados Unidos (en España está previsto que llegue a las pantallas el próximo 6 de agosto), Halle Berry ha aparecido en varios programas de televisión y ha concedido numerosas entrevistas en las últimas semanas. En algunas de ellas la actriz ha hablado de su situación sentimental actual.

Control absoluto
Tras dos fracasos matrimoniales, Halle afirma: "No me casaré nunca más y es un hecho. Estoy bien sola y no necesito a un hombre para complementarme. Son todos iguales" y añade "Creo que mi problema es que o tengo buenas relaciones de pareja. Estoy aprendiendo mucho y creo que hay mucho más en la vida que ser novia de un hombre". Y es que, la ganadora del Oscar por Monster’s Ball, que se divorció en 1997 del jugador de béisbol David Justice, solicitó el divorcio de su segundo marido, el músico Eric Benét el pasado abril tras dos años y medio de matrimonio y después de haber estado separados los últimos seis meses. "Ahora siento que puedo tener el control absoluto de mi vida y por eso decidí protagonizar Catwoman. Cuando me pongo el traje de gata me siento totalmente diferente".

La maternidad
Halle Berry, quien adoptó a India, la hija que Benét tuvo con una novia fallecida poco después del nacimiento de la niña, ha asegurado en el programa Access Hollywood que está decidida a ser madre algún día: "Adoptaré, me haré inseminación artificial, haré lo que tenga que hacer. Realmente no quiero perderme la experiencia de ser madre y me encantan los niños".

Habla Eric Benét
Por su parte, en una entrevista al programa Primetime Thursday de la cadena ABC que se emitirá próximamente en Estados Unidos, Eric Benét afirma que el estrellato de Halle Berry no fue la razón por la que se desmoronó su matrimonio y niega los rumores sobre su supuesta adicción al sexo. "No soy un adicto sexual. Soy una persona que..por una serie de eventos, problemas y retos emocionales, cometió algunos errores realmente estúpidos y dolorosos". Benét sostiene además que jamás cometió adulterio y que el hecho de que le llamaran "El señor Halle Berry" fue difícil de llevar: "Sería deshonesto si dijera que eso no era un golpe para mi ego, pero esa no fue la razón de fracaso de nuestro matrimonio".

Más sobre: