Nicole Kidman: 'El hombre adecuado sería bienvenido, aunque mi vida es perfecta como está'

Acaba de cumplir 37 espléndidos años y está inmersa en la promoción de su última película, The Stepford wives, en la que comparte cartel con Glenn Close, Bette Midler, Matthew Broderick y Christopher Walken. Nicole Kidman se ha metido en la piel de un ama de casa que vive en un mundo idílico y perfecto para el hombre, en el que las mujeres se dedican exclusivamente a satisfacer los deseos de sus esposos, sin saber que son ellos los que controlan su comportamiento sumiso a través de un mando a distancia. Una comedia, remake de un filme de 1975, basada en una novela de Ira Levin, que, pese a su contenido ligero, 'comenzará un intenso debate acerca de la necesidad de ser perfecto, que está presente en muchos aspectos de la sociedad actual', según la actriz.
En unas declaraciones exclusivas a la publicación inglesa ‘Sunday Express’, la australiana comentó que ‘está buscando al hombre adecuado, alguien con quien pasar el resto de su vida’. Pero ‘no busca al hombre perfecto, porque esa clase de hombre no existe y desde luego no está buscando un prototipo de hombre como el de Stepford’, añade riéndose.

’Mi vida personal es perfecta’
Después de su divorcio con Tom Cruise y una relación frustrada con Lenny Kravitz, Nicole Kidman afirma que no quiere perfección: ‘El descubrimiento de las pequeñas manías de un hombre es lo más divertido de una relación’. Asegura que le gustaría tener más hijos y establecerse junto a un hombre que fuera realmente importante para ella, pero que para ello debe aprender a valorar esas cosas como se merecen.

Atractiva, con carácter y una de las mujeres mejor pagada del cine, su fama y su poder económico podrían suponer una amenaza para los posibles pretendientes, aunque ella no se ve a sí misma como ‘terriblemente poderosa o con éxito’. ‘Me veo más enamorada de lo que hago. Me encanta actuar’, comenta. Su trabajo y su familia son ahora sus prioridades. ‘No salgo mucho’, cuenta, ‘leo algunos guiones y paso mucho tiempo con mis hijos, mi hermana Antonia y mis padres cuando no estoy trabajando’. ‘El hombre adecuado sería bienvenido, pero si me preguntaran si mi vida personal es perfecta como está, diría que sí’, concluye la australiana.

Más sobre: