Muere a los ochenta años Marlon Brando, la última gran leyenda de Hollwyood

Marlon Brando falleció la tarde del jueves (medianoche del viernes en España) a los ochenta años en un hospital de Los Ángeles, según ha confirmado su abogado, David J. Seeley. Por el momento se desconocen las causas de su muerte aunque desde hace tiempo el actor sufría problemas de salud relacionados con su excesivo peso. "Era una persona muy reservada" ha afirmado el letrado, "Su familia se está reuniendo proveniente de diferentes lugares del mundo y debe estar haciendo arreglos relativos a su última voluntad y testamento", añadía.

Conocido como ‘el mejor actor de todos los tiempos’, maestro del ‘metodo’, hombre especial y singular, protagonizó películas tan conocidas como Un tranvía llamado deseo, La ley del silencio y El padrino -estas dos últimas le valieron sendos Oscar en - Brando tenía su residencia en Los Ángeles, en una mansión situada puerta con puerta con la de Jack Nicholson, si bien su estilo de vida le mantenía alejado del centro de atención y no acostumbraba a mostrarse en público. No obstante el actor, cuya última intervención en la gran pantalla fue en el año 2001 junto a Robert De Niro y Edward Norton en la película Golpe maestro tenía previsto intervenir en un filme el próximo agosto.

Marlon Brando atravesaba para muchos el peor momento de su carrera. Según una biografía publicada esta semana, Brando in the Twilight, el intérprete de Apocalypse Now y El rostro impenetrable, debía más de veinte millones de dólares y estaba viviendo de su pensión como actor. Se dice incluso que había tenido que dejar su mansión por una habitación solitaria porque era lo único que podía pagar. Al parecer la ruina económica le sobrevino tras pagar la defensa legal de su hijo Christian, que en 1991 fue condenado a cinco años de cárcel por asesinar al novio de su hermana Cheyenne, quien finalmente se suicidó en 1995 cuando tenía veinticinco años.

El proceso comenzó en agosto de 1990 y el 14 de ese mes entregó su mansión de cuatro millones de dólares como fianza para la libertad provisional de Christian. Pero ni el dinero de Brando, que vendió la isla polinesia de Tetiaroa (comprada en 1966 por tan sólo 3,5 millones de pesetas) por 12.000 millones, ni la clemencia que pidió al jurado impidieron que su hijo fuera condenado. Christian salió de la cárcel tras cumplir 5 de los 10 años de condena.

En abril de 1995 Brando sufre otro amargo revés. Su hija Cheyenne, nacida de su matrimonio con la actriz Tarita Teiipia. se ahorcó el 17 de abril en la mansión que el actor poseía en la isla polinesia de Papeeta, tras otras dos tentativas de suicidio. El actor, que no asistió al sepelio, nunca superó la desaparición de Cheyenn.

Más sobre: