Arnold Schwarzenegger: la singularidad de un actor convertido en un hombre poderoso

Casados desde abril de 1986, su mayor preocupación son sus cuatro hijos, Katherine Eunice, nacida en 1989, Christina Maria Aurelia (1991), Patrick Arnold, de once años y Christopher Sargent, de seis. "El día tiene veinticuatro horas, no necesito más que seis para dormir. Y creo que estoy demasiado comprometido con el mundo que me rodea para abandonar o escatimar esfuerzos. Hay muchas cosas por hacer". Esta frase pronunciada por el actor en una entrevista hace varios años refleja, en definitiva, su filosofía de vida, que le llevó a convertirse, además de en un destacado deportista -conquistó, entre otros, cinco títulos de Mister Universo y siete de Míster Olimpia- y una estrella de la gran pantalla, también en un reconocido hombre de negocios.

No hay que descartar, asimismo, que en un futuro quiera seguir los pasos del recientemente fallecido Ronald Reagan al que en más de una ocasión se ha referido como "su héroe y fuente de inspiración", en la presidencia de Estados Unidos. Como se sabe Reagan procedía del mundo del cine y fue gobernador de California antes de llegar a la Casa Blanca. Y aunque en una reciente entrevista el actor afirmo que aún no ha "pensado sobre eso para nada", lo cierto es que defiende la posibilidad de que los ciudadanos extranjeros que lleven más de veinte años en él país (nacido en Austria, él adquirió la ciudadanía en 1983) puedan llegar a la presidencia. "Hay tanta gente en este país nacida en el extranjero que ha hecho tan buena labor en su trabajo, trayendo negocios aquí, que no existe ninguna razón por la cual no se haga".

Otra vez en la pantalla
En otro orden de cosas, el nombre de Arnold Schwarzenegger vuelve a estar ligado al cine aunque él mismo anunciase su retiro temporal hasta la conclusión de su mandato. El estreno de "La vuelta al mundo en ochenta días", una nueva versión del clásico de Julio Verne, ha devuelto al actor a sus fans, aunque sea en un pequeño papel.

El actual gobernador de California, que rodó el filme de los estudios Disney antes de cambiar de carrera, parodia su propia imagen de "duro" de Hollywood convertido en el Príncipe Hapi con una divertida peluca rizada y vistiendo una especie de toga.

Más sobre

Regístrate para comentar