Arnold Schwarzenegger: la singularidad de un actor convertido en un hombre poderoso

Recientemente, por ejemplo, fue fotografiado en Beverly Hills conduciendo tranquilamente su Excalibur (tiene la peculiaridad de que parece un vehículo antiguo pero en realidad se fabricó en los años setenta) con una llamativa camisa y fumando un puro ante la sorpresa de los viandantes. Sin perder sus guiños de actor, el Gobernador, a quien escoltaban varios vehículos, respondió con un gesto de aprobación y sonrisas a todos aquellos que al reconocerle le aplaudieron y le regalaron frases como "Arnold, te queremos!" o "¡Buen trabajo, Arnold". Y como decíamos, durante sus últimas vacaciones en Hawai, donde suele viajar siempre que puede, el político se tornó en héroe al ayudar a un hombre que estaba pasando apuros con su tabla de surf a ciento ochenta metros de la playa (le llevó nadando hasta la orilla).

Hacia la Casa Blanca
En su nueva labor del todo ajena a su carrera como actor Schwarzenegger cuenta sin duda con la ayuda de su ‘aliada’ mas incondicional, su mujer María Shriver, miembro de la familia Kennedy. María, que de su marido ha afirmado "no es sólo inteligente, sino que está dotado también de un incomparable sentido del humor", ha dejado su labor como periodista de la cadena NBC para atender sus obligaciones como primera dama de California y estar junto a su esposo en todo lo que necesite.

No hay que olvidar que su apoyo durante la campaña electoral fue fundamental para la victoria del actor, quien en más de una ocasión ha resaltado sus valores familiares: "Tengo una familia maravillosa, una esposa a la que adoro y cuatro hijos guapísimos y llenos de salud. Me divierto mucho con ellos".

La ayuda y el respeto mutuo son los ingredientes básicos de este matrimonio, que dura ya dieciocho años. Su unión es una asociación muy "puesta a punto" de dos personas muy trabajadoras que sienten a la vez un gran amor por la familia.

Más sobre

Regístrate para comentar