Paz Vega: 'No estoy embarazada pero estoy deseando tener un hijo'

Recién llegada de Los Ángeles donde ha pasado los últimos ocho meses rodando la película "Spanglish", Paz Vega reapareció en Madrid arropada por su marido, Orson Salazar, en la inauguración de la tienda de calzado que la pareja acaba de abrir en la capital. A la actriz, que se mostró radiante, muy sonriente y feliz, parece haberle sentado muy bien su primera experiencia en el cine estadounidense que calificó de "maravillosa". Y no es para menos, Paz ha entrado en Hollywood de la mano del director James L. Brooks (el mismo que llevó a Jack Nicholson y Helen Hunt a alazarse con sendos Óscar por la película "Mejor Imposible" en 1998), y teniendo como compañeros de reparto a Adam Sandler y Téa Leoni.

A lo largo de su aventura americana, a la que se lanzó sin hablar ni una palabra de inglés, la actriz sevillana ha estado acompañada en todo momento por Orson que, según reveló ella misma, es quien más ha trabajado a la hora de poner el marcha el proyecto "Max Addict", un espacio pequeño lleno de color y modernidad donde se pueden encontrar desde las últimas tendencias en zapatos, botas y sandalias, hasta originales sombreros y faldas traídas expresamente de pequeñas tiendas descubiertas por Paz de sus recorridos y paseos por las calles de Los Ángeles. "Los diseños están pensados para una mujer atrevida, divertida, alguien que se lanza con lo que sea", añade la actriz, quien se apresuró a desmentir los rumores de embarazo surgidos a raíz de la publicación de unas fotografías realizadas durante una breve estancia en Ibiza: " No estoy embarazada, estoy más gordita. Adoro los niños y estoy deseando tener un hijo pero ahora mismo tengo mucho trabajo y no puedo. Y el día que me quede embarazada me retiraré una temporada, por lo menos un año y medio o dos, y todo mi tiempo será para mi bebé. Por eso antes tengo que trabajar mucho".

¿Diseñas tu los zapatos y los sombreros?
No, todavía no pero espero hacerlo pronto. Los zapatos los traemos de Italia.
Las faldas son de Los Ángeles. Cuando estuve allí, tuve oportunidad de dar muchas vueltas y encontré una tienda maravillosa donde una mujer hace las faldas y cada una es única porque depende de su inspiración, de la tela que tenga, etc.
Le fui encargando y las iba almacenando para traérmelas a España. Estoy encantada porque se han vendido casi todas, ya no nos queda apenas nada, hay que volver a hacer un pedido. Y los sombreros igual, los diseña un chico de veintidós años que tiene una tienda con su familia en Rodeo Drive. Él me decía que por donde estaba situada, en Beverly Hills, su madre no le dejaba hacer cosas atrevidas, así que le propuse que innovase para nosotros.
¿A quién va dirigida la tienda?
Me he sorprendido porque entra muchísima gente, desde señoras mayores hasta gente joven. Estos días he estado por aquí porque después de llegar de Los Ángeles y pasar unos días en la playa teníamos que preparar la inauguración. Además, estamos viviendo cerca porque mi casa está en plena remodelación. Me encanta estar en la tienda, es muy divertido.
¿Y qué dice la gente cuando entra y ve a Paz Vega vendiendo zapatos?
Creo que mucha gente no se da ni cuenta.
Paz, tienes ya un local de copas, ahora una zapatería ¿Estás invirtiendo en negocios todo lo que ganas? ¿Cuál es tu meta?
Desde que conocí a Orson surgió el ir creando cosas porque él tiene mucha mentalidad de empresario y hay que prosperar y hacer más cosas. No me gustaría estar toda la vida trabajando como actriz, me gustaría tener hijos y retirarme y para eso hay que invertir el dinero en cosas. Este es el segundo hijo, primero fue "Goldfield", nuestro local, y esta tienda es nuestro segundo hijo. Y el tercero vendrá, ahí está Orson trabajando en ello. No quiero adelantar nada aunque puedo decir que no tardará mucho y que tiene que ver con el ocio.

Más sobre: