Multitudinario estreno en Londres de 'Harry Potter y el prisionero de Azkaban'

Vuelve Harry Potter. Los seguidores de las aventuras del aprendiz de brujo están de enhorabuena porque acaba de presentarse en Londres la tercera entrega de la saga, Harry Potter y el prisionero de Azkaban, una película más tenebrosa y oscura -al igual que el libro- en la que además se ha estrenado como director en la serie el mexicano Alfonso Cuarón (los dos filmes anteriores, Harry Potter y la piedra filosofal y Harry Potter y la cámara secreta fueron dirigidos por Chris Columbus).

Los tres protagonistas, Daniel Radcliffe, Emily Watson y Rupert Grint, fueron recibido en Leicester Square por miles de fans . Los niños que fueron seleccionados hace cinco años se han transformado en adolescentes y existen dudas de que puedan llegar a completar la serie. Por el momento ya están inmersos en la preparación de la cuarta cinta, Harry Potter y el cáliz de fuego (la dirigirá Mike Newell, realizador de Cuatro bodas y un funeral), pero el productor David Heyman considera "inevitable" el cambio, aunque otros como Alfonso Cuarón se han mostrado más optimistas: "Sólo quedan tres películas para terminar. Espero que los mismos actores puedan completarlas. De momento lo están llevando muy bien".

A punto de cumplir 15 años, Daniel Radcliffe, que da vida a Harry Potter acumula ya una fortuna de más de quince millones de euros: "Me encanta actuar, pero también tengo otras muchas aficiones como la música. El dinero está en el banco, realmente no lo uso, ni tengo grandes necesidades. De vez en cuando me compro un CD pero eso es todo", afirma el joven. Entre las novedades de la nueva entrega está la participación de Gary Oldman, que da vida a Sirius Black y de Michael Gambon, quien remplaza al desaparecido Richard Harris en el papel del profesor Dumbledone.

Por el momento el mayor misterio de la saga de Harry Potter se esconde en el futuro del protagonista. Si se cumplen las predicciones de Daniel Radcliffe, los admiradores del mago podrían llevarse un gran disgusto. El actor cree que su personaje está destinado a morir en el último episodio: "Voy a ser realmente impopular por esto pero a ver todo lo que va pasando, siempre he tenido la sospecha de que va a morir". Pero el destino final de Harry Potter sigue en manos de su creadora, J.K Rowling, quien se ha comprometido a completar los siete libros de la colección (el quinto, Harry Potter y la Órden del Fénix se puso a la venta hace aproximadamente un año) y ya ha escrito los dos capítulos finales.

Más sobre

Regístrate para comentar