Daryl Hannah, belleza y sinceridad a los 43 años

A sus cuarenta y tres años, Daryl Hannah es tan tímida, que es casi imposible imaginar cómo ha sobrevivido todos estos años en el duro mundo de Hollywood. Quedamos con ella en casa de un amigo porque no le gusta recibir a periodistas en su casa. Llegó puntualmente preguntando: «¿Llego demasiado pronto?». Daryl está radiante, con esas piernas que parecen no acabar nunca, sin maquillar, con el pelo suelto sobre los hombros. Conserva arrugas y ojeras, algo también poco usual en Hollywood, y su belleza natural la distingue del resto de sus compañeras de profesión allí».

La actriz, que estos días estuvo en Cannes promocionando su última película, tal y como informamos en páginas anteriores, nos cuenta al respecto que nunca se ha sentido especialmente guapa:
—En el colegio no era demasiado popular. La gente se reía de mis piernas. Era muy desgarbada y tenía un mechón de canas. Conservaba ositos de peluche cuando se suponía que ya no tenía edad para esas cosas. Fui la última de todo el colegio en creer en Papá Noel. Pero volviendo la vista atrás, pienso que fue algo bueno porque me dio mucha empatía, algo que es como un regalo para un actor. Probablemente no hubiera conseguido ese regalo si hubiera crecido pensando que yo realmente era un buen partido—se ríe.

'Soy una persona tímida'
Gracias a un amigo, el director Quentin Tarantino, que la contrató para hacer de la asesina samurái Elle Driver en «Kill Bill 1» y «Kill Bill 2», Daryl es un gran partido en estos momentos. El publicista de la actriz revela que le encantan las chocolatinas, las aceitunas, la fruta fresca y la tortilla de patatas. Daryl ha sido vegetariana desde los once años. Hannah también ama la privacidad y evita las cámaras: —La naturaleza de una relación íntima consiste en que existe intimidad entre una persona y tú. Es algo bajo y desagradable airear tu vida personal.
—Durante cuatro años fue pareja de John F. Kennedy Jr., el hombre más famoso de Norteamérica en aquella época. ¿Hubo algo que le empujara a intentar permanecer en la sombra?
—No hay nada, especialmente si tienes metas más allá de ser simplemente famosa. Después de '1, 2, 3,... Splash' no lo llevé muy bien. Quiero decir que soy una persona muy tímida de todos modos, me asustan los grandes grupos de gente y hablar en público. No me gusta que la gente me mire. Siempre me pregunto qué es lo que va mal, a qué están esperando. Realmente, fui una niña muy callada en mi infancia y adolescencia, y comencé a actuar porque quería ser capaz de expresar mi creatividad. Sentía que tenía una máscara tras la que ocultarme, viviendo en un mundo imaginario, bien. Me convertí en una especie de reclusa y nunca aprendí a manejarme con esas relaciones. Pasé mucho tiempo con mi familia.

Más sobre: