Un gato muy español conquista el Festival de Cannes en 'Shrek 2'

No es habitual que una película de animación participe en Cannes junto a otras interpretadas por actores de carne y hueso. Pero hace ya tres años el filme Shrek irrumpió en el festival, y logró ser un gran éxito en todo el mundo. Con un presupuesto de apenas 60 millones de dólares, consiguió recaudar más de 260. Ahora, en el mismo escenario, se ha presentado la secuela.

Gracias al éxito de la primera, sus autores han logrado reunir un elenco de grandes estrellas de Hollywood, ocho actores de primera línea que ponen su voz y su alma, dando vida a unos seres entrañables. El cómico canadiense Mike Myers interpreta de nuevo al ogro Shrek, al igual que Cameron Díaz que repite como princesa Fiona o Eddy Murphy como su fiel compinche Asno. Pero como toda buena continuación, esta nueva entrega incluye nuevos personajes a la trama, una Julie Andrews, genial como reina Lillian, madre de Fiona, John Cleese en el papel del rey Harold, o Rupert Everett, dando voz al príncipe encantado y Jennifer Saunders haciendo de hada madrina.

Pero si hay un personaje que sorprende y se muestra irresistible, ése es el del Gato con Botas, a quien aporta un sinfín de matices Antonio Banderas. El artista dota a su cínica versión animada no sólo de acento español, sino, como el propio actor reconoció, de "cosas de El Zorro y Desperado" lo que le añade un lado épico al felino, presunto exterminador de ogros y que acabará del lado de Shrek. Como comentó Banderas: "Lo más bonito del personaje es el contraste entre lo que él es y lo que piensa que es".

Uno de los momentos más cómicos es la versión del tema de Ricky Martin, Livin la vida loca, que cantan Antonio Banderas junto a Eddy Murphy, o lo que es lo mismo el burro y el gato. Una película que no se limita a ser una simple secuela de la primera, sino una historia que en mucho aspectos supera al original. En definitiva todo un cuento de los que se convierten en clásicos.

Más sobre: