Penélope Cruz y Matthew McConaughey, momentos de complicidad en un descanso del rodaje

Tras celebrar su treinta cumpleaños en Madrid —acontecimiento al que asistieron su familia y sus amigos y del que dábamos cuenta en nuestro último número—, Penélope Cruz regresó a Barcelona para continuar el rodaje de su nueva película, un filme de acción, exotismo y cierto romanticismo titulado «Sahara». En él interpreta el papel de una joven científica que investiga una extraña enfermedad en Africa, compartiendo protagonismo con el actor británico Matthew McConaughey. Entre ambos se ha establecido durante el rodaje (comenzó hace dos meses en Marruecos, ahora están en España y a continuación marcharán a Gran Bretaña) una buena amistad, y prueba de ello es que en la fiesta de cumpleaños no faltó Matthew, quien viajó especialmente para ello desde la Ciudad Condal.

Desde que se inició la filmación de «Sahara», que coincidió, por cierto, con la ruptura de la relación que durante tres años mantuvieron Penélope Cruz y Tom Cruise, los rumores sobre la posibilidad de que pudiera haberse establecido un romance entre el actor estadounidense y la actriz española no cesaron. No obstante, los dos lo han negado constantemente, afirmando que tan sólo son buenos amigos y compañeros de trabajo. La semana pasada, cuando Penélope abandonaba su fiesta de cumpleaños, los periodistas le preguntaron qué había entre ella y Matthew, y la actriz respondió: «¿Pero otra vez la misma pregunta de todos los días...?». Por otra parte, en una entrevista con «El País» en esas mismas fechas, decía: «Sobre el rumor de que estoy con Matthew casi me da risa, aunque no tenga tanta gracia. Me pasa lo mismo en cada película y supongo que siempre será así».

Ahora, como decíamos al principio, los dos están nuevamente inmersos en el rodaje de «Sahara». En una pausa de la filmación se han tomado las imágenes que reproducimos en este reportaje, y que, como puede verse, demuestran la existencia de cierta complicidad entre ambos. Los dos permanecían a bordo de una lancha descansando y contemplando el panorama que les rodeaba. Matthew, siempre muy atento con Penélope, se dispuso a comer una ensalada de frutas, y mientras conversaba muy sonriente con ella, le ofreció parte de la ración, cosa que la actriz aceptó encantada. Después se produjo el sutil gesto de complicidad que vemos en una de las fotos. Que la pareja se lleva muy bien nadie lo duda. Y ellos mismos lo reconocen. Sin embargo, habrá que esperar el paso del tiempo para comprobar si entre ambos se establece una relación que supere la amistad que los dos reconocen.

Más sobre: