Roger Moore, un agente 007 con licencia para ayudar... a su Reina

Quien fue agente 007 al servicio de la Reina, siempre lo seguirá siendo. Por muchos años que pasen. Así lo demostró el veterano actor Roger Moore, en un acto benéfico presidido por Isabel II. En un momento, la Reina pulsó un botón con el propósito de que se corrieran las cortinas que cubrían una placa conmemorativa. Pulsó una vez, dos veces, tres veces... y el mecanismo se negó a funcionar. La Soberana, nerviosa, no supo cómo reaccionar ante este imprevisto... Entonces, Roger Moore no lo dudó ni un segundo. Se desplazó discreto de su silla hacia las cortinas, que estaban haciendo la vida imposible a su Reina, y las desplazó manualmente, para el alivio de Isabel II, quien en ese momento volvió a sonreír.

Roger Moore, embajador de Unicef
La placa, que no lograban descubrir, conmemoraba los diez años de un programa especial entre Unicef y British Airways, a favor de los niños más desfavorecidos del planeta. A través de este programa, de recogida de moneda y billetes extranjeros, se han logrado diecisiete millones de libras para este elogioso fin. Y, como no podía ser menos, tanto la Reina como Roger Moore, embajador de Unicef, sir y Caballero del Imperio Británico (desde octubre de 2003), quisieron asistir a este acto.

Licencia para ayudar
Roger Moore encarnó al espía más conocido del Reino Unido en siete películas de la saga. Bond, James Bond, permanece ligado a la vida artística de Roger Moore. El actor -que el año pasado al recoger su distinción de Caballero del Imperio Británico reconoció vivir "su misión más difícil"-se ha declarado en numerosas ocasiones un monárquico convencido. Por eso no extrañó a nadie su disposición inmediata para ir en auxilio de su Reina.

El actor lleva más de cincuenta años colaborando con Unicef: "En la última década ha visitado muchos proyectos auspiciados por el programa Change for Good y puedo asegurar que he visto la vida de muchos niños transformada gracias a estas donaciones". Roger Moore, con licencia para ayudar, pudo hacer una nueva "gesta" para el bien de su Reina... y de los niños del mundo.

Más sobre: