Elena Anaya, otra actriz española en la alfombra roja de Hollywood

En el estreno mundial de Van Helsing en los estudios Universal de California, destacó la presencia de una actriz, la española Elena Anaya, quien interpreta en el filme a una de las tres novias - la que más aparece en pantalla- de Drácula. La película, una millonaria producción con Hugh Jackman y Kate Beckinsale como protagonistas, será sin duda su carta de presentación en Hollywood: "No entraba en mis planes ir a Hollywood, tengo otro tipo de carrera, no hablo inglés con la soltura necesaria para rodar en este idioma y tampoco me preparo para ello", afirmaba la actriz, de 28 años, ante la prensa española poco antes de poner rumbo a Estados Unidos para comenzar la promoción del filme. "El proyecto me llegó porque vieron Lucía y el sexo en el Festival de Sundance. Hice un primer casting en España y otro en Londres".

Volar, su gran sueño
Una de las cosas que más sorprendió a Elena Anaya fue trabajar en una película cargada de efectos especiales, aunque reconoce que preparó su papel "del mismo modo" que cualquier otro y le resultó divertido un rodaje en el que no era raro tener que someterse a seis hora de maquillaje o estar mucho tiempo colgada boca abajo o volando. Volar era precisamente una de sus ilusiones infantiles: "Desde los tres años. Soñaba que iba por la calle, cogía carrerilla y ¡a volar!. Todos los niños lo hemos pensado alguna vez", afirmaba recientemente en una entrevista.

Rostro de la prensa internacional
Después de Van Helsing le han llegado muchas ofertas de Hollywood, aunque por el momento ninguna la ha convencido: "No me interesa ser protagonista, sino hacer buenos guiones". Por eso Elena es capaz de rodar una película independiente como Stage kiss con un equipo formado sólo por tres personas (los dos protagonistas y el director con una cámara digital) y decir que no a grandes producciones estadounidenses. En nueve años ha rodado 18 filmes, aunque podrían haber sido muchos más.

Ahora Elena, como en su día hiciera Penélope Cruz, comienza a acaparar la atención de la prensa extranjera (por ejemplo, la edición francesa de la revista Max le dedica un reportaje de cinco páginas en el que destaca de su filmografía la película Lucía y el sexo y reseña que fue campeona de kárate -practicó este deporte en la adolescencia- por lo que disfrutó mucho con las escenas acrobáticas de Van Helsing) y su rostro se hace popular por momentos.

Novia del actor Gustavo Salmerón
Nacida en Palencia, en septiembre de 1996, cuando tenía 21 años, decidió dejar su ciudad natal e instalarse en Madrid. Durante su primera semana de estancia en la capital hizo las pruebas para la Real Escuela de Arte Dramático. No tardó en conseguir representante y rodar su primera película, África tras mentir sobre su edad (buscaban una chica de 17 años). Acabado este filme rechazó un segundo papel para seguir estudiando, más tarde Fernando León de Aranoa la eligió para Familia. Decir que sí a este papel significó su expulsión de la READ por faltar a clase, aunque los platós a los que acude se han convertido en su mejor escuela.

Actualmente lleva más de un año a caballo entre España y los países donde rueda sus películas: primero Stage Kiss, luego Van Helsing, primero en Praga y luego en Estados Unidos, y más recientemente i>Dead fish en Inglaterra con Gary Oldman y Robert Carlyle. Pero no renuncia a seguir trabajando en España. El próximo 24 de enero, Agustín Díaz Yanes comenzará el rodaje de Alastriste en cuyo reparto está la actriz, que dará vida a Angélica de Alquézar, una astuta mujer que se mueve por la corrupta corte española con gran maestría. "Quiero hacer esa peli como sea, me fascina el guión".

Elena mantiene una sólida relación con el actor Gustavo Salmerón con quien vive "en una buhardilla" en la Plaza Mayor de Madrid. Entre sus aficiones está el submarinismo.

Más sobre: