Brad Pitt: 'Lo mejor en la vida es la familia'

Brad Pitt bromea con su último filme, «Troya», que se estrena estos días, en el que interpreta al guerrero mitológico Aquiles, cuya vida contó Homero en «La Iliada», escrita en el año VIII a. C.: «Si los hombres no llevan falda después de ver esta película, habremos fracasado». «Estamos marcando tendencia de moda», insiste con ironía. «Britney Spears, Beyoncé y Pink también llevan ropa de gladiador gracias a nosotros», concluye el actor, en clara referencia al anuncio que las tres citadas cantantes grabaron para una conocida marca de refrescos cuando el rodaje de «Troya» estaba llegando a su fin. Pero Brad Pitt es siempre actualidad, y estos días ha vuelto a serlo, después de que la revista «People» les eligiera a él y a su esposa, Jennifer Aniston, «La pareja más bella del mundo».

Pitt trabaja junto a Orlando Bloom, Peter O’Toole y Julie Christie (a quien describe como la quintaesencia de las criaturas de los 70) en la historia de la famosa tragedia romana. Y, como Aquiles, la dama de Pitt es también de proporciones míticas. Pero Aquiles no tenía el caché añadido de la mujer de Brad Pitt, Jennifer Aniston, que no hace sino magnificar su popularidad. Y, al contrario que Pitt, Aquiles sufre supuestamente un hambre insaciable de fama. —Creo que Aquiles estaría enfadado por esa difamación —dice Pitt.

Pero, refiriéndose a su propia fama, puntualiza: —Nada de ella te hace sentir respetable. Ni los buenos aspectos ni los malos. Pero aprendes a negociar con ella —dice encogiéndose de hombros. Se ha dicho mucho los pasados meses sobre su atuendo de troyano (quien puede olvidar la foto, que dio la vuelta al mundo, de un moreno y armado Pitt con el teléfono móvil en mano y hablando desde el desierto de Marruecos). Sin mencionar ese rumor de que sus piernas no eran las propias de un guerrero troyano y que se necesitaron efectos especiales digitales. Pitt se ríe: —¿Has visto alguna película en la que hayan tenido que hacer eso con las piernas de alguien?

Más sobre: