El sorprendente cambio de imagen de Kate Winslet

Kate Winslet presume estos días de nueva, descarada y seductora imagen con pelo rojo, vestido rosa, carmín en los labios y pronunciado escote. No se trata de que la actriz esté explorando el lado más sensual de su personalidad, sino de exigencias del guión de su nueva película.

La estrella de Titanic se ha transformado en una atractiva dependienta de ropa íntima de Nueva York en la producción Romance&Cigarettes una comedia musical en la que participan también Susan Sarandon y el protagonista de Los Soprano, James Gandolfini.

Con esta película, Kate Winslet se incorpora a su normal actividad profesional después de haber sido madre por segunda vez hace cuatro meses de un niño, Joe. Casada desde mayo del pasado año con el director de cine Sam Mendes, y madre de una niña, Mia, de tres años, nacida de su matrimonio con Jim Threapleton, recientemente la actriz habló por primera vez de su divorcio: "Empecé a buscar papeles secundarios, porque Jim no quería que me hiciera famosa. Leía mis guiones y decía que los roles no eran suficientemente buenos para mí. Ha sido la única vez que perdí control de mis instintos".

Como decíamos, actualmente la actriz vive un excelente momento junto a Sam Mendes con quien le gustaría trabajar en alguna película "Porque es un director increíble y sé que es brillante con los actores, por el tipo de interpretaciones que logra. Todavía no tenemos planes ni estamos buscando alguna película para filmar juntos. Pero seguramente lo haremos en algún momento".

En cuanto a la educación de sus hijos, la actriz opina: "Harán lo que ellos quieran y los apoyaré, sin importar lo que sea. Si mis hijos deciden ser actores, los apoyaré completamente. Y si mi hijo Joe decide ser un campesino, ya le pediré que me enseñe a ordeñar una vaca.. No quiero bloquearlos en ningún sentido".

Más sobre: