Nicole Kidman deslumbrante entre diplomáticos

Nicole Kidman surgió deslumbrante de entre un bosque de rostros serios, corbatas grises y camisas blancas. Poco les iba a sorprender, debieron pensar los embajadores ante las Naciones Unidas, el rodaje de una película en sus instalaciones. Pero la sola presencia de la actriz australiana trajo un soplo de aire fresco al cuartel general de la organización en la ciudad de Nueva York. Nicole fue el auténtico foco de todas las miradas y atenciones en la recepción ofrecida por los diplomáticos ante unos 500 invitados, entre los que no se encontraba el otro protagonista de la cinta Sean Penn, poco amigo de estos envites.

The Interpreter será la primera filmación comercial con autorización para grabar en el interior de la sede principal de la ONU. Al secretario general, Kofi Annan, le han convencido los argumentos de poder mostrar la organización a millones de personas, sin poner en peligro los valores que ésta defiende.

En el largometraje dirigido por Sydney Pollack, la bella actriz da vida a una intérprete de un inexistente país africano, que escucha de forma accidental un plan para asesinar al presidente de dicho país. El actor Sean Penn, interpreta a un agente del servicio secreto que en un principio se negará a atender las sospechas de ella.

La ganadora del Oscar comentó que no había una gran diferencia entre rodar en un plató o hacerlo en los salones de las Naciones Unidas, salvo el de trabajar únicamente los fines de semana. Esta fue la condición que puso la institución para permitir que se rodara en sus edificios y no perturbar así el trabajo de sus empleados durante la semana. No en vano, 200 personas pertenecientes al equipo del rodaje invaden la ONU, aunque eso sí, solamente sábados y domingos.

Más sobre: