La romántica historia de la vigilante de la playa convertida en una noble inglesa

La bella actriz americana, Allison Joy Langer, que vigilaba las playas junto a David Hasselhoff y Pamela Anderson en 1991, se convertirá en lady británica cuando se case el año próximo con Charles Courtenay, quien ostenta el título de lord Courtenay y es a su vez el heredero del conde de Devon y de un magnífico castillo Powderham cerca de Exeter, en Devon.
El pasado 4 de abril lord Courtenay pidió en matrimonio a su novia: 'Le he regalado un anillo de compromiso que es un tesoro familiar, pues se lo regaló mi bisabuelo a mi bisabuela en 1906', dijo el novio.

Flechazo en Estados Unidos
Se conocieron hace dos años en Las Vegas, donde se produjo el flechazo; en aquella época lord Courtenay estudiaba Dercho en Londres, pero, tras conocer a su novia, siguió la carrera en Estados Unidos. Allí piensan celebrar la boda y vivirán hasta que deban hacerse cargo del famoso castillo de Powerdham que fue construido en 1391, por los familiares del novio, los condes de Devon, cuyas raices se remontan a los Normandos y se sabe que tomaron parte en las Cruzadas, fueron emperadores de Constantinopla y lucharon con Enrique V en Agincourt.

Por su parte, Allison, la futura condesa, es hija de un vendedor de una firma de ropa y su madre dirige su propio negocio de aparatos para el oido. Según se dice, Allison padece una enfermedad relacionada con la fibromialgia, que afecta al tejido blando del cuerpo, y trata de superarla por medio de su «hobby», practicando el surfing. La pareja comparte su amor por los deportes y llegaron a comprometerse precisamente mientras surfeaban en Los Angeles.

Lord Courtenay estaba trabajando como abogado en Londres cuando conoció a la señorita Langer. La pareja mantuvo una relación a larga distancia durante un año, antes de que él abandonara su vida en la capital inglesa y se mudara a California para estar con ella. Como decíamos, su relación sentimental comenzó posteriormente en Las Vegas hace dos años. La boda no tendrá lugar en el Reino Unido, pero la tradición inglesa ya está jugando un papel importante en el desarrollo del acto. El anillo de compromiso de diamantes de la señorita Langer es una reliquia de la familia Courtenay, regalado a la bisabuela de lord Courtenay por su bisabuelo en 1906.

Más sobre: