Kevin Spacey, víctima de una estafa en Londres

La estrella de la gran pantalla Kevin Spacey se ha retractado de la denuncia por robo que interpuso el pasado sábado después de que un joven le robara su móvil en un parque de Londres.

Los hechos ocurrieron alrededor de las cuatro y media de la madrugada cuando Kevin Spacey paseaba a su perro en el parque Geraldine Mary Harmsworth. Un joven se acercó al actor y le preguntó educadamente si le podía prestar su teléfono móvil para que alguien realizara una llamada de urgencia. Spacey, muy confiado, no dudó en hacerlo y el chicó se fugó inesperadamente. Spacey trató de perseguir pero tropezó y cayó al suelo, provocándole diversas heridas leves en la cabeza. Tras lo sucedido, el actor, de 44 años, se dirigió hacia la comisaría de policía más cercana y posteriormente se trasladó al hospital St Thomas con heridas leves en la cabeza.

'He caído en la estafa más antigua que existe'
Días después de la estafa Kevin Spacey confesó lo ocurrido en la cadena de radio de la BBC: "Lo que realmente pasó es que me dejé engañar y me sentí muy avergonzado por ello. Todo por una supuesta historia de que alguien necesitaba llamar a su madre y necesitaban mi teléfono móvil". "Era un timo tan bueno que yo mismo marqué el número y cuando contestaron yo le dí mi móvil", agregó.

Horas más tarde, el ganador de dos Oscar por Sospechosos habituales y American Beauty acudió nuevamente a la comisaría para retirar la denuncia: "Me levanté tras un par de horas de sueño y pensé en retirar la acusación". Spacey señaló sentirse realmente avergonzado por "haber caído en la estafa más antigua que existe".

Más sobre: