Penélope Cruz gana el David de Donatello, el Óscar del cine italiano

"Esta película es un homenaje a la vida. Y ver el mundo con los ojos de este personaje me ha hecho mejor persona". Con estas emocionadas palabras, Penélope Cruz agradeció anoche el premio David de Donatello (equivalente a los Goya) que le concedió el cine italiano por su interpretación de Italia, una desafortunada joven que vive en un suburbio de Roma en el filme Non ti muovere (No te muevas) de Sergio Castellitto (consiguió también los galardones a mejor dirección y mejor actor).

La actriz española, que inmersa en el rodaje de Sahara atraviesa uno de sus mejores momentos profesionales, tuvo también palabras contra la violencia antes de que la gala de retransmisión de los premios fuese interrumpida por la noticia de la confirmación de la muerte de uno de los cuatro rehenes italianos secuestrados en Iraq, Fabrizio Quattrocchi, nacido en Catania hace 35 años.

"Siempre he deseado ser una actriz, éste es mi trabajo y me está dando muchas satisfacciones, pero en este momento mi sueño es un mundo sin violencia y sin odio", palabras que fueron secundadas por Steven Spielberg, (cuando escuchó el nombre de Penélope como ganadora la abrazó emocionado) quien recogió de manos de Roberto Benigni el David honorífico que no había podido ir a recoger el año pasado. El director recibió horas antes la medalla de Caballero de la Gran Cruz de la República de manos del presidente Carlo Azeglio Ciampi "por su extraordinario testimonio a la brutalidad de la Historia" en alusión al Holocausto.

Más sobre: