La actriz Ana Duato, que está esperando su segundo hijo, habla de la nueva temporada de la serie 'Cuéntame'

—Afortunadamente,su generación es muy posterior a la de Merche.
—Si es mejor o peor,no se puede asegurar.Yo siento una profunda admiración por mi personaje.Aquellas mujeres estaban educadas para otra cosa.Merche es una de esas madres pioneras que quizá no consiguieron todo lo que querían,pero plantaron la semilla en sus hijos.Es una mujer muy avanzada para su época,y debemos tenerla muy presente quienes,como yo,seguimos luchando no sólo por la igualdad, sino por compaginar nuestra vida familiar y profesional.
—¿Qué tal la vuelta al trabajo?
—Muy bien.El otro día alguien me preguntaba si era igual de duro que volver a una oficina.No lo sé,porque jamás he trabajado en una,pero sí te diré que después de tanto tiempo (cuatro temporadas)viene muy bien parar.Primero,por oxigenarte y descansar.Y luego,por distanciarte un poco y volver con muchísimas más ganas.El actor se alimenta de la vida,y sus personajes también. ’Cada día me gusta más’
—¿No le cansa su oficio?
—Muchas veces me he preguntado:¿y si yo hubiese sido otra cosa?, ¿cómo sería mi vida?Es un juego que me encanta.Pero esta profesión me ha ido atrapando con el tiempo,con mi trabajo y con la profesionalidad. Cada día me gusta más.
—Ana Duato es Merche,anuncia pastas,escribe libros de cocina...¿Estamos ante el ama de casa ideal?
—Casualmente,ese anuncio de pastas lo hice pensando que me vendría muy bien para rejuvenecer un poco la imagen que tengo en la serie.Yo soy mucho más actual,más joven,pero igual de «cocinillas ». Ha sido todo una coincidencia; espero que para bien.
—Entonces,usted cocina mucho.
—Sí.Me encanta.Por la noche cocino siempre yo.Unas veces son platos más elaborados,y otras no puedo ofrecer más que un huevo frito con patatas.Durante el día,mi marido y yo comemos fuera.(Miguel Angel Bernardeau,su esposo, es el productor ejecutivo de la serie). Afortunadamente,tengo en casa a una señora que me ayuda muchísimo.Es mi principal colaboradora.
—En un instante:piense en lo que ahora mismo cambiaría de su vida.
—Quizá pediría más tiempo para estar con mi familia y con mis amigos,que viene a ser lo mismo porque mis amigos forman parte de nuestra familia.Mi casa siempre está abierta para ellos,sin el menor protocolo.Saben que pueden llamarme a las nueve de la noche y decirme que vienen a cenar con otros cuatro amigos,que,haya lo que haya en la nevera, siempre lo vamos a disfrutar.

Más sobre: