La historia de Arnold Schwarzenegger parece sacada de algún guión rechazado en la fábrica de los sueños por falta de credibilidad. Y, sin embargo, es la vida real de un austriaco, nacido en la bella ciudad de Graz, hecho gobernador de California. Es la historia de un hombre que triunfó más por sus músculos, al menos eso decían sus películas tipo Conan o Terminator, que por su cabeza y que, sin embargo, tuvo suficiente como para rodearse de buenos y grandes colaboradores, entre ellos su esposa, de la saga Kennedy, Mary Shriver, que le ayudaron en su camino hacia el prestigio político.

El héroe real
Quien tuvo, retuvo. Arnold Schwarzenegger sigue conservando una excelente forma física que le ayuda a hacer sus pinitos y labores de rescate al ciudadano más desvalido. En plena Semana Santa, el Gobernator hubo de aplicarse y desentumecer sus músculos para rescatar a un bañista en peligro. Logró, cual vigilante de la playa convertido en político, rescatar a un hombre perdido a más de ciento ochenta metros de la orilla. Es de agradecer.

Más sobre

Regístrate para comentar