Penélope Cruz fotografiada en Marrakech tras su ruptura con Tom Cruise

Durante el citado recorrido por la zona de la Medina, a Penélope, que iba en todo momento acompañada por diversos guardaespaldas de la productora del filme, le llamó la atención un señor que estaba con dos pequeños gatos prácticamente iguales. Al ver el interés que la actriz ponía en los citados animales domésticos, al final el dueño acabó regalándole uno, que rápidamente cogió en sus brazos, sin soltarlo ya durante el resto del recorrido por la zona de la Medina.

Una brillante carrera
Mientras todo esto sucedía en Marruecos, en la mayor parte del mundo Penélope y Tom Cruise, su ex novio, copaban las portadas de las revistas y en los diversos comentarios y artículos había un claro común denominador: la sorpresa producida por la ruptura y, sobre todo, por lo inesperado de la misma. Mientras tanto, la vida sigue para Penélope. Una vida que si en lo personal ha comenzado a afrontar sola («Necesito estar tranquila y sola», declaraba hace unos días), en lo profesional se le presenta con un brillante y prometedor futuro, dado que, tras el gran éxito conseguido con «Non ti muovere», le esperan ahora dos estrenos importantes: el de «Head in the clouds», nada menos que al lado de Charlize Theron y el novio de ésta en la vida real, es decir, Stuart Townsend, y «Noel», donde comparte protagonismo con otra gran actriz, Susan Sarandon. Sigue la vida para ella. Una vida que, sobre todo, en lo artístico está cada día a mayor altura y con mayor proyección.

Más sobre: