Victoria Abril presentó en Madrid el rodaje de su nueva película, 'Escuela de seducción'

Desde hace dos semanas Victoria Abril rueda en localizaciones de Madrid la comedia "Escuela de seducción", segundo largometraje de Javier Balaguer que supone un cambio radical tras su incursión en el problema de los malos tratos con "Solo mía". La actriz, el director y otros miembros del reparto de filme, entre los que se encuentran Neus Asensi, Pablo Martín, mister España 2001, Las Virtudes, Las Veneno, Sara Baras, Boris Izaguirre y un largo etcétera, presentaron el rodaje de la película, que espera su estreno a finales de agosto principios de septiembre, a la que definieron como "alta comedia. Significa que del piso 14 no bajamos. De "Un pez llamado Wanda" para arriba. No hay término medio". "Mi papel es el antagonista", dice Victoria Abril, " soy el hueso más duro que tiene que roer Oscar, el protagonista de la película. Sandra es todo lo que no tenemos que ser: es todavía soltera, sin hijos, alérgica a las rosas, su familia la odia, sus novios la dejan, su programa ya no es su programa, lo cual la convierte en una especie de histérica rabiosa muy divertida y brillante. La película es un paseo por la sociedad de hoy en día, las secuencias son muy rápidas".

"¡Que malísima y que borde que soy", nada que ver el personaje con la Victoria real, aclara: "Yo soy estupenda. En la película soy todo lo que no hay que ser. Sandra es como una gran ensalada mixta de defectos. Es de estas personas que grita, ladra a sus compañeros de trabajo que están por debajo de ella y luego susurra en la radio porque tiene un programa de noche que se llama "Confidencias con Sandra" en el que evidentemente no deja hablar a nadie. También es escritora y feminista pero por despecho amoroso, no por convicción. "Es una psicóloga mediocre porque le gusta hablar y no escuchar y así no se puede hacer un programa de confidencias".

Victoria Abril, cuyos compromisos profesionales la retendrán en España un tiempo -la próxima semana estrena ‘El séptimo cielo’ en la última semana de abril presenta ‘Incautos’ en el Festival de Cine de Málaga- define la película como una paella: "Donde no sólo se han seleccionado cuidadosamente los ingredientes sino también el arroz, grano a grano, hay algo así como ochenta personajes, decorados otros tantos, en dimensiones tiene algo así como el triple que cualquier película normal que suele tener una treintena de personajes y decorados también. Es una gran vista panorámica de nuestra sociedad de hoy".
"Ya os dije que hasta que mis niños no tengan la barba dura, nada de nada", afirma bromeando Victoria, que vive en Francia desde hace varios años, refiriéndose a su regreso definitivo a nuestro país.

Más sobre: