Tom Cruise y Penélope Cruz, el final de un romance de película

Juntos en público por última vez a principios de enero
Días antes de la confirmación de la noticia, los rotativos internacionales se hacían eco una vez más de un nuevo distanciamiento de la pareja, a la que no se había visto junta desde el pasado 7 de enero, cuando asistieron a la premiere en Roma de El último samurai procedentes de Londres - luego Tom vendría sólo a Madrid, mientras que su novia viajó Marruecos para comenzar el rodaje de Sahara-. Tan sólo una semanas antes habían disfrutado de unas pequeñas vacaciones invernales acompañados por sus familias en el rancho que el actor posee en Colorado.

Se esperaba la aparición de la pareja en la entrega de los Globo de Oro el pasado 25 de enero en Los Ángeles, una cita en la que presumiblemente coincidirían con Nicole Kidman ya que tanto esta como Tom optaban a premio. Sin embargo, las circunstancias hicieron que no fuese posible. Esa misma noche Penélope ponía rumbo a Madrid para estar junto a su padre, Eduardo Cruz, que había sido hospitalizado tras sufrir una angina de pecho, y el actor asistió acompañado por su madre, Mary Lee Mapother.

No pareció tampoco extraño que Penélope no estuviera en la gala de los Oscar con Tom, ya que la pareja había evitado en ocasiones anteriores pasear por la alfombra roja del Kodak Theatre y su ausencia se tachó a que en esa fecha ella se encontraba inmersa en el rodaje de Sahara en Marruecos. Ahora, según se ha sabido, el pasado 29 de febrero ya hacía un mes que la pareja había tomado diferentes caminos.
Y la pasada semana, durante su estancia en Italia para presentar No te muevas, preguntada por lo que le había parecido la película a Tom Cruise, Penélope contestó sonriente: "Ha visto veinte minutos y le ha vuelto loco".

Más sobre: