Viggo Mortensen, el rey Aragorn, en Madrid

Viggo Mortensen cabalga de nuevo. Pero en esta ocasión ha cambiado la Tierra Media por el Salvaje Oeste y las dunas del desierto iraquí, los orcos y hobbits por indios y árabes, y su papel de Aragorn, heredero del trono de Gondor, por el de Frank T. Hopkins, un popular vaquero y mensajero del Pony Express que a lomos de su caballo "Hidalgo" se convierte en el primer "infiel" que participa en "Océanos de fuego" una carrera a través de casi cinco mil kilómetros de desierto organizada por el jeque Sheikh Riyadh, el mejor criador de pura sangre árabes.

Hombre de aire renacentista, pintor, escritor, poeta, fotógrafo y copropietario de la editorial Perceval Press. Océanos de fuego (Hidalgo) supone su primera película como protagonista tras el triunfo cosechado por la trilogía de El señor de los anillos, que le ha catapultado a la fama. Tranquilo, agradable, sereno y haciendo gala del atractivo que le convierte en ídolo de miles de admiradoras, Viggo Mortensen presentó la película en Madrid. El acento argentino de su perfecto español delatan los once años que este polifacético actor pasó en aquel país cuando tan sólo era un niño, una época de la que le quedan otras cosas como su pasión por los caballos (compró dos de los que participaron en la trilogía de Peter Jackson y también ha adquirido al que monta en este último filme), tomar hierba mate o ser seguidor del equipo de fútbol San Lorenzo. A punto de convertirse en "El capitán Alatriste", un personaje que, como ha reconocido, ya le ha seducido así como la época histórica en la que se enmarcan sus aventuras, el actor habló de su experiencia como Aragorn, de su nuevo trabajo y de sus proyectos:

¿Este es el tipo de cine que usted quería hacer o es imposible resistirse a la potencia de la gran máquina del cine americano?
(Rie) ¡A la guita!. No, en serio, busco cuentos, espero de vez en cuando encontrar cuentos interesantes, desafíos interesantes, personajes interesantes, o si no los encuentro, que me encuentren a mi si tengo esa suerte. No importa si son películas pequeñas o grandes en cuanto a presupuesto o duración de rodaje. A mi me interesó esta película por muchas razones. Me gustan los caballos, ocurre a finales del siglo XIX, que pienso que históricamente es un periodo interesante para Estados Unidos. También necesito que una película sea un reto, esos cuentos siempre me han interesado, como niño y como adulto. Por eso voy al cine, por eso leo ciertos libros.
El señor de los anillos le ha dado el éxito, pero usted siempre se ha mantenido un poco al margen de toda la promoción, no se le ha visto asiduamente ¿Es porque quiere mantener los pies en la tierra, no dejarse seducir por Hollywood?
No se si tengo los pies en la tierra, he estado viajando desde la primera semana de septiembre, primero con El retorno del rey y ahora con esta película y lo haré durante un mes o dos más. Hacer promoción es parte del deber del actor, especialmente con películas que como esta, la necesitan hasta cierto punto. Claro que es más fácil cuando te gusta el producto, el cuento. No suele ocurrir mucho que un actor o una actriz tenga oportunidad de participar en un cuento que no sólo es interesante y te conmueve sino que además es popular como la trilogía y como creo que es este filme nuevo, y yo sin embargo he tenido oportunidad de participar en dos proyectos seguidos, a ver si sigue la suerte. Surgen nuevas oportunidades, pero con esas oportunidades, con esa popularidad vienen cosas extrañas y depende del individuo, de cómo lo toma uno. Claro que es extraño que la gente te pare en la calle pensando que te conoce muy bien cuando la verdad es que han visto un personaje, pero eso siempre es lo mismo, ya pasará, el año que viene se ocuparán de otras cosas y de otras personas.

Más sobre: