Nicole Kidman y Tom Cruise coincidieron en el escenario del Kodak Theatre

Tras cuatro años de ausencia Billy Crystal ha ejercido como maestro de ceremonias de la gala por octava ocasión en un intento de los organizadores de recuperar la audiencia perdida el año pasado (la ceremonia fue seguida en Estados Unidos por treinta y tres millones de personas, veintidós menos que el año anterior). El actor aceptó como un favor personal al productor de la gala, Joe Roth.

Pero por el escenario del Kodak Theatre se ha llenado de un sin fin de rostros conocidos que han entregado los galardones. Sean Connery ha sido el primero en desfilar por la 76ª edición de los Oscar. Y le han seguido, entre otros Ian McKellen, Angelina Jolie, Robin Williams, Renée Zellweger, que minutos después volvería para recibir su Oscar, Nicolas Cage, Chris Cooper, Tom Hanks, que ha presentado el homenaje a Bob Hope, Owen Wilson y Ben Stiller, Liv Tyler, Will Smith y su mujer, Jada Pinkett Smith, Jennifer Garner, Jim Carrey, que le ha entregado el Oscar honorífico a Blake Edwards.

Sin duda la mayor expectación ha sido la creada por Nicole Kidman y Tom Cruise. Ambos, aunque por separado, ha presentado premio. La protagonista de Las horas, ganadora del Oscar el pasado año, ha entregado la estatuilla a Sean Penn, ganador por Mystic River. Mientras que su ex marido se ha encargado de entregar el premio al mejor director, que ha sido para Peter Jackson.

Más sobre: