Charlize Theron, la nueva reina de Hollywood

La 76ª edición de los Oscar ha sido, sin duda, una noche inolvidable para Peter Jackson, director de El señor de los anillos, que ha visto como la tercera entrega de la saga fantástica ha conseguido uno por uno los once premios a los que optaba -Mejor película, mejor director, mejor guión adaptado, mejor dirección artística, mejor vestuario, mejor montaje, mejor banda sonora original, mejor canción original, mejores efectos visuales, mejor maquillaje, mejor mezcla de sonido- convirtiéndose junto a Ben Hur y Titanic en la película más premiada de la historia.

Pero también lo ha sido para Charlize Theron, la nueva reina de Hollywood. Con el Oscar conseguido en la categoría principal de interpretación por su papel de la asesina en serie Aileeen Wuornos en Monster, la actriz ha puesto el broche de oro a un año extraordinario. En las últimas semanas, Charlize, cuyo nombre sonaba desde hace semanas como favorita para ganar el premio, ha recibido numerosos galardones que avalan una espectacular transformación física, entre ellos el Globo de Oro a la mejor actriz , ‘National Board of Review’,el de la ‘Asociación Nacional de Críticos Cinematográficos’, el de la ‘Asociación de Críticos de San Francisco’, el Oso de Plata de Berlín y el del Sindicato de Actores americanos. Charlize Theron, la ‘venus rubia’ del cine, no dudó no dudó en ‘esconder’ su espectacular belleza, renunciar al glamour y centrar todo el esfuerzo en potenciar su talento como actriz; se sometió a intensas sesiones de maquillaje, siguió una dieta rica en grasas para engordar catorce kilos y cambió sus blancos dientes por una dentadura postiza. Y eso le ha valido materializar su primera nominación al Oscar.

Lágrimas de emoción
Bellísima y muy elegante, con el glamour y el esplendor de las estrellas de los años dorados de Hollywood, al escuchar su nombre la actriz ha abrazado a su novio, el actor irlandés Stuart Towsend y a su madre, Gerda. De manos de Adrien Brody, con el que ha protagonizado una divertida anécdota al darle un rápido beso en la boca -el año pasado el actor abrazó y besó efusivamente a Halle Berry al conseguir él el Oscar por El pianista- ha recibido la dorada estatuilla y entre lágrimas, ha agradecido el galardón con unas emotivas palabras: "Ha sido un año tan increíble, no me lo puedo creer. No tengo mucho tiempo, tengo que dar las gracias a Patty Jenkins, increíble directora, muchísimas, muchísimas gracias, a todos nuestros productores. A Christina Ricci, sin ti no habría podido hacer esta película, eres la heroína olvidada. Todos los que han trabajado en esta película merecen mi agradecimiento, sin ellos no habría podido, a mi representante, que llevas tantos años representándome, siempre has creído en mi, te debo tanto; a mi abogado etc.." y ha añadido "como han dado las gracias a todos en Nueva Zelanda, yo voy a hacer otro tanto para todos en Sudáfrica, mi patria, que están viéndome esta noche. ¡Yo llevo esto a casa la semana que viene!. Y tengo que dar las gracias a mi increíble compañero (su novio Stuart Towsend) en el crimen ¡Muchísimas gracias, te lo debo todo!. Mamá has sacrificado tanto para que podamos vivir aquí, para que yo pueda realizar mis sueños, no hay palabras para describir lo mucho que te quiero!". Y es que, como es sabido, Charlize vivió con su madre un episodio traumático en su adolescencia cuando vio con quince años como esta disparaba a su padre en defensa propia.

Sean Penn, a la cuarta va la vencida
Por su parte, Sean Penn se ha alzado con el Oscar al Mejor Actor por su trabajo en Mystic River. El actor, de 43 años, ha materializado su cuarta candidatura a los premios de Hollywood, todas ellas en la categoría principal de interpretación, imponiéndose al otro gran favorito, Bil Murray, y a nombres como los de Johnny Depp, premiado recientemente por el sindicato de actores, Ben Kingsley, y Jude Law. Nicole Kidman, enfundada en un elegante vestido en tonos azules, le ha entregado la estatuilla. "Gracias, si hay algo que saben los actores, a parte de las armas de destrucción masiva es que no existe la buena actuación y todos estos actores con los que he compartido nominación son tan buenos como yo, tan buenos como los Nicholson o todos los que no han sido nominados. Mi hija pensó que era un poco presuntuoso escribir un discurso, así que lo voy a improvisar, gracias a Clint Eastwood de manera profesional y humana por haber entrado en mi vida, al gran equipo y reparto con el que he trabajado, mis amigos, mamá, papá, Robin por haber sido una inspiración constante en esta montaña rusa que estoy disfrutando. Gracias a todos".

Más sobre: