Renée Zellweger, en la cima del éxito: 'Todos los días recuerdo de dónde vengo'

Después de algunos pequeños papeles, usted se abrió camino con Jerry Maguire.
Gracias a Tom Cruise. Me telefoneó un día para decirme que él mismo me había escogido para que fuera su partenaire en esa película. Esa llamada telefónica fue el milagro que yo esperaba y que cambió mi vida, pues desde entonces no he parado de trabajar.
En suma, un fulgurante cuento de hadas...
Todavía hoy, cuando abro los ojos por la mañana, tengo la impresión de vivir un sueño despierta. Sin embargo, la vida de los actores no es fácil. Nadie puede imaginar los sacrificios que nosotros hacemos: la soledad de las noches, solos en los hoteles, las dudas cuando te encuentras estúpido en una escena, la separación de los que quieres y que no pueden seguirte en tus rodajes.
Cuando no rueda, ¿qué vida lleva?
Trato de vivir sencillamente una vida normal en circunstancias anormales. Tengo las mismas preocupaciones que todas las mujeres que deben trabajar para vivir.
Hoy es usted famosa. ¿Cómo vive su celebridad?
Muy bien, pues estoy extraordinariamente orgullosa de ella, y mis fans, que me paran en la calle para pedirme autógrafos, no me molestan. Después de todo, ellos son quienes me han hecho pasar del anonimato a la fama. Sin ellos, yo seguiría estando en Texas.
"Soy una mujer corriente
Detrás de la estrella, ¿quién es la auténtica Renée Zellweger?
Alguien que no juega a ser estrella. Soy una mujer corriente a quien no le gustan las mundanalidades, pero que siente pasión por su oficio. Una mujer en absoluto frívola, que siempre mantiene los pies en la Tierra y a quien le encanta reír mucho.
La prensa le coloca a usted la imagen de una mujer «sexy»...
¡Oh! La imagen de sex-symbol me molesta. Prefiero la de una mujer a quien todo en la vida le maravilla y le sorprende.
¿Cuál es su mejor cualidad?
Que he podido permanecer insensible a los espejismos de Hollywood.
¿Cuál es la naturaleza de su relación con Jack White, el músico del grupo White Stripes, que encarna a su marido en Cold Mountain y que ha escrito canciones para esa película?
Nunca hablo de mi vida sentimental. Desde siempre he hecho una separación muy clara entre vida profesional y vida privada.
¿Cómo ve usted al hombre ideal?
Como un hombre sencillo y honesto, para que pueda confiar en él. El aspecto físico no es algo que me impresione.
¿No tiene ganas de casarse un día?
Nunca he pasado demasiado tiempo pensando en eso. Lo que no quiere decir que esté a favor o en contra. Sólo que soy paciente sabiendo que esas cosas vienen cuando deben llegar. Digamos también que el hecho de no estar casada o de no ser madre no me hace desgraciada.
¿Y si consigue el Oscar a la mejor actriz de reparto el veintinueve de febrero...?
Eso será la guinda que corone el pastel.

Más sobre: