Charlize Theron en el mejor momento de su vida: 'Ahora siento que mi carrera ha tomado la dirección que yo quería'

Charlize Theron no quiere exagerar ese deslumbrante aspecto que ha incrementado su éxito porque quiere que se la reconozca por su trabajo: "No entiendo por qué la gente cree que uno debe tener un físico perfecto para trabajar en una película. Eso no es así". Por ello, para superar los límites interpretativos impuestos por su propia belleza suele elegir papeles que poco tengan que ver con la apariencia externa, como el de la protagonista de "Noviembre dulce", película para la que adelgazó nueve kilos, no por órdenes del director sino como resultado de su propia búsqueda.

Charlize ha vuelto a sorprender al público con la espectacular transformación que sufre en su nuevo filme, "Monster", en la que interpreta a Aileen Wuornos, considerada la primera asesina en serie de la historia de Florida. Gracias a este papel no sólo ha logrado romper estereotipos, sino que se ha convertido en una de las estrellas más solicitadas del momento y tras ganar el Globo de Oro se perfila como la favorita para alzarse con el Oscar el próximo 29 de febrero: "Antes de "Monster" los productores siempre me contrataban para que fuera la chica guapa de la película" dice, y añade: "Quiero trabajar con gente interesante, hacer películas interesantes. Y cuando tengo que promocionarlas lo hago y ya está, pero mañana vuelvo a mi casa, a mi vida normal. El glamour y la fama no entraban en mis planes al principio y siguen sin entrar".

Camino a los Oscar
Para convertirse en Aileen Wuornos, conocida como la doncella de la muerte (Abandonada por su madre a los tres meses y víctima de abusos durante la infancia, trabajó como prostituta desde muy temprana edad. Fue detenida a principios de la década de los años noventa acusada de haber asesinado a siete de sus clientes. Aunque ella alegó siempre defensa propia, tras más de una década en el corredor de la muerte, fue ejecutada con una inyección letal el 9 de octubre de 2002), Charlize Theron no dudó no dudó en ‘esconder’ su espectacular belleza, renunciar al glamour y centrar todo el esfuerzo en potenciar su talento como actriz; se sometió a intensas sesiones de maquillaje, siguió una dieta rica en grasas para engordar catorce kilos y cambió sus blancos dientes por una dentadura postiza.

Más sobre: