Rowan, el precioso bebé de Brooke Shields

brooke shields

Rowan ha heredado la belleza de su madre, Brooke Shields, quien siendo una niña saltó a la fama por sus perfectas facciones y sus profundos ojos azules. La pequeña, que tiene ocho meses, se ha convertido en el centro de atención de la actriz y su marido, el guionista y productor de televisión Chris Henchy. "Lo que tiene de maravillosa es que con ella puedo hacer borrón y cuenta nueva. Cuando le doy de comer, le sonrío y le doy mi cariño, estoy convencida de que Rowan cree que soy lo mejor que hay en el mundo. Ha traído la vida a esta casa. Al mirarla, pienso que es el único bebé que podríamos haber tenido", nos decía la actriz hace unos meses en una entrevista exclusiva realizada con motivo del nacimiento de Rowan.

Rowan Francis Henchy —este es el nombre completo de la pequeña— nació por cesárea el 15 de mayo en el New York University Medical Centre, tras largas y agotadoras horas de parto. «Pasaron veinticuatro horas y no ocurría nada», se lamenta Brooke, quien creció en la costa Este, estudió Literatura Francesa en Princeton, Nueva Jersey, y aún vive parte del año en Manhattan. "Rompí aguas, fuimos al hospital y me indujeron el parto. Pero sólo dilataba tres centímetros, por lo que resultaba bastante surrealista. Daba la impresión de que no iba a parecerse nada a lo que yo había previsto: que el bebé salía, que lo colocaban sobre mi pecho y yo miraba a mi marido y a mi hijita. No podría haber sido más distinto".

Brooke Shields y Cris Henchy contrajeron matrimonio el 4 de abril de 2001 en la bella Isla Catalina. La actriz conoció a su segundo marido, anteriormente estuvo casada con el tenista André Agassi, cuando trabajaba en la serie De repente Susan. Chris era uno de las guionistas de la serie y Brooke la protagonista. Pocos meses después, como prueba de su amor, la protagonista de El Lago Azul se tatuó el nombre de su amado en el tobillo y él le correspondió con un precioso anillo de compromiso durante unas vacaciones en México. Su boda se celebró meses después, con una ceremonia muy íntima y sencilla.

Más sobre: