Las estrellas de Hollywood brillaron en la entrega de los 'Oscar' británicos

Peter Jackson esta viendo por fin compensado el trabajo y el empeño puestos en la trilogía de "El Señor de los Anillos". Después de su triunfo en los Globo de Oro, donde consiguió los cuatro premios a los que era candidata, la tercera entrega de la saga fantástica basada en la obra de J.R.R, "El retorno del rey"se convirtió anoche en la gran protagonista de los Bafta, los premios que otorga la Academia Británica de Cine, al alzarse con cinco estatuillas, entre ella la de Mejor película del año.

La última parte de la trilogía, que optaba a doce premios, se llevó también los de Mejor montaje, Mejores efectos especiales, Mejor guión adaptado y el galardón Orange, firma patrocinadora de la gala. La película, que ya ha recaudado aproximadamente novecientos millones de euros en todo el mundo, es una de las favoritas de la crítica que confía en su triunfo en los Oscar, cuya ceremonia tendrá lugar el próximo 29 de febrero. No consiguió Peter Jackson ser considerado como el Mejor Director , honor que finalmente fue para Peter Weir, realizador de Master and Commander. Al otro lado del mundo. Pedro Almodóvar, que el pasado año consiguió dos Bafta, se encargó de entregar este galardón que en ausencia del director fue recogido por el actor Paul Bettany.

La gran derrotada
Y siguiendo la tónica de lo que ha sucedido en las últimas entregas de premios, aunque la película "Cold Mountain", dirigida por Anthony Minghella y con un reparto de excepción integrado por Nicole Kidman, Reneé Zellweger y Jude Law partía como una de las grandes favoritas de la velada con un total de trece nominaciones, no consiguió las expectativas deseadas y finalmente sólo consiguió las estatuillas a la Mejor Actriz de reparto para Renée Zellwger -reconocimiento que también cosechó en los citados Globo de Oro- y a la Mejor Banda Sonora. La actriz, que eligió un vestido negro de Carolina Herrera, lució unos kilitos de más exigencias del guión de la segunda parte de El diario de Briget Jones que está rodando actualmente.

En esta ocasión Nicole Kidman, ganadora el pasado año por Las horas, había quedado incluso fuera de las candidaturas, y el británico Jude Law, que se perfilaba como uno de los favoritos para vencer a sus ‘contrincantes’ (incluido Sean Penn uno de los favoritos al Oscar) en la categoría principal de interpretación vio como Bill Murray ganaba finalmente el galardón por su papel en Lost in translation, la película revelación de Sofía Coppola, hija del conocido Francis Ford Coppola. La joven directora fue precisamente quien recogió el premio en nombre del actor ya que este no acudió a la gala. La película se llevó además la estatuilla a la Mejor Edición.

Más sobre

Regístrate para comentar