El padre de Penélope Cruz tuvo que ser ingresado nuevamente de urgencia en el hospital

El pasado lunes día 2, Eduardo Cruz, el padre de Penélope Cruz, era ingresado de nuevo en la clínica Montepríncipe de Madrid como consecuencia de una recaída en la angina de pecho que había sufrido la noche del 20 de enero. En aquel momento, Eduardo tuvo que ser tratado en la citada clínica para implantarle cuatro ‘sten’ en una arteria donde se le había formado una especie de trombo que podría haberle causado un infarto. La intervención, al parecer, fue un todo un éxito puesto que el día 28 recibía el alta médica y regresaba a su domicilio.

"Me encuentro bien -nos dijo- tras salir de la clínica. Ahora me voy a ir a la costa a descansar unos días y recuperarme por completo del susto que me he llevado". Pero cinco días después y estando todavía en Madrid volvió a sentirse mal y por decisión propia fue llevado nuevamente al hospital Montepríncipe, donde fue ingresado de urgencia en la Unidad de Cuidados Intensivos. Su propio hijo, Eduardo, nos lo confirmaba ayer mismo por la mañana a la entrada del centro hospitalario: "Sí, en efecto, mi padre ha sufrido una recaída y en estos momentos está internado en la UCI. No puedo, por ahora, dar más información sobre su estado porque los médicos que le están tratando no nos la han dado aún".
Afortunadamente, pocas horas después su mejoría era notable y, según supimos, fue llevado a planta para continuar con el tratamiento.

Toda la familia a su lado
Al igual que sucedió en su anterior ingreso y permanencia en Montepríncipe, toda la familia de Eduardo Cruz está pendiente de su estado en estos momentos. Penélope Cruz viajó entonces desde Los Ángeles para interesarse personalmente por el estado de salud de su padre y a su lado permaneció durante unas horas. "Mi padre -nos dijo- afortunadamente ya está bien, pero no voy a dar más detalles", a lo que añadió "Desde aquí me voy a Marruecos a rodar una película".

Y ahí se encontraba ahora preparando el rodaje de Sahara al lado de Matthew McConaughey, cuando fue informada de la recaída y nuevo ingreso de su padre. La actriz, lógicamente preocupada, permaneció en constante comunicación con su familia para seguir el desarrollo de la enfermedad y hasta última hora de ayer se comentaba que en cualquier momento podría dejar el rodaje y viajar a Madrid para estar de nuevo al lado de su progenitor en estos delicados momentos.

A primera hora de la tarde de ayer llegaban a la clínica la ex mujer de Eduardo, Encarna, con sus hijos Eduardo y Mónica -esta última había estado participando el día anterior en el Salón Gaudí de Barcelona- con el fin de seguir de cerca la evolución del enfermo.

Más sobre: