Drew Barrymore descubre su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, junto a las de su padre y su abuelo

Con tan sólo siete años se convirtió en la niña más famosa del cine por jugar con ET el extraterrestre y ahora, en lugar de seguir soñando con las estrellas, acaba de obtener la suya propia. El Paseo de la Fama ha plasmado el nombre de esta precoz actriz, que después de muchos problemas con las drogas y el alcohol, retomó su carrera con fuerza a mediados de los 90, convirtiéndose incluso en uno de los Ángeles de Charlie cinematográficos.
A sus 28 años, Drew se mostró muy ilusionada al ver su nombre en el pavimento, justo en frente del mítico Teatro Chino, a tan sólo algunas manzanas de las estrellas de su padre y su abuelo. La actriz es el quinto miembro de la familia Barrymore que obtiene su lugar en el firmamento de Hollywood: su padre John es el hijo de John Barrymore, una estrella cinematográfica de los años 30. A estos se unen Lionel y Ethel, tíos de la actriz que destacan sobre todo por su carrera teatral.

Nerviosa y emocionada
‘Estoy muy honrada de estar con mi familia’ comentó la actriz y productora, que recibió la estrella número 2.246 del Paseo. Los nervios que la invadían desde hacía algunos días, confesados por ella misma durante la ceremonia, se convirtieron en una intensa emoción, por lo que no dudó en agacharse para besar su nombre en el suelo.

Otras estrellas, esta vez de carne y hueso, fueron las que se dieron cita por la noche para acompañar al ‘ángel rubio’ en el estreno de su última película, 50 first dates. Con el pelo recogido y vestido negro, con un original escote, Drew Barrymore presentó, junto a su compañero de reparto, Adam Sandler, una comedia que está ambientada en Hawai.

Bailarinas y palmeras
Ambos actores, que ya habían sido pareja en The wedding singer, protagonizan una historia de amor entre un biólogo marino y una mujer con una extraña enfermedad que le hace perder la memoria cada noche. Adam Sandler tendrá que buscar entonces diferentes formas de enamorarla cada día. Haciendo honor al escenario de la cinta los asistentes, entre los que se encontraba Rob Schneider, otro miembro del reparto, desfilaron entre bailarinas de 'hulla' y frondosas palmeras.

Más sobre

Regístrate para comentar