Su aparición en 1986 en la película Nueve semanas y media consolidó a Kim Basinger como la actriz sex-symbol de finales de los años ochenta y principios de los noventa. Su belleza, sin embargo, no había pasado desapercibida antes y, aunque su rostro comenzó a ser conocido por aquel entonces -y consiguió su culminación con Batman en 1989- lo cierto es que la actriz ya había aparecido en varias series de televisión y en algunas películas. Y todo ello gracias a un espectacular físico y a varios títulos de belleza que le abrieron de par en par las puertas del mundo de la moda, primero y, de la interpretación más tarde.

Con tan sólo 16 años comenzó a ganar concursos: fue elegida 'Miss Athens Junior', ganó el título de 'Miss Georgia Junior' y participó en la final nacional de 'Miss Belleza Junior' celebrada en Nueva York. Su contrato con la prestigiosa agencia Ford, a la que también perteneció Sharon Stone, le proporcionó trabajo en el mundo de la moda, trabajo que, sin embargo, prefirió cambiar por la actuación. Aún así, Kim Basinger protagonizó numerosas campañas publicitarias de conocidas firmas de cosméticos como Revlon y Maybelline. Tras posar desnuda para una conocida publicación, llegaron los contratos para la pequeña y la gran pantalla. Actualmente, y tras dos fracasos matrimoniales, la actriz vive una espléndida madurez centrada en nuevos papeles y en el cuidado de su hija Ireland.

Más sobre

Regístrate para comentar