La gala de los Goya paso a paso

La noche iba transcurriendo sosegada, a pesar de la exaltación de la entrada. Fueron muchos los que pidieron un profundo respeto a la libertad de expresión. Mercedes Sampietro, flamante y nueva presidenta de la Academia de Cine Españo, afirmó enérgica, durante la gala: "La Academia quiere reitera su defensa incuestionable a la libertad de expresión".

Laila Marull y Luis Tosar, dos actores consagrados
Quizá, cada noche de gala, los nombres que más se esperan son los de Mejor Actor Protagonista y Mejor Actriz Protagonista. Ayer, lógicamente, se hicieron esperar... pero llegaron. Llegaron para traer en bandeja dos nombres que señalaban todas las quinielas: Luis Tosar y Laia Marull. En ambos casos, su sincera interpretación, desgarradora en ocasiones, dirigida por la experta y cálida mano de Icíar Bollaín, hicieron que tanto el público como los académicos apostaran por premiar un trabajo tan depurado de interpretación. Y no lo tenían fácil. Luis Tosar competía con monstruos del Séptimo Arte como Alfredo Landa, Javier Cámara y Ernesto Alterio. Por su parte, Laia Marull se veía en la tesitura de competir con compañeras como Adriana Ozores, Sarah Polley o Ariadna Gil. Por cierto, la película de David Trueba, interpretada por Ariadna Gil, no logró el favor de los académicos más que en un caso, Mejor Fotografía. Pero, como dijo David Trueba, en esta gala no había perdedores. Sólo compañeros que trabajan día a día por conseguir que el cine español alcance una calidad (y una aceptación) inmejorable.

Después de más de tres horas de gala, Cayetana Guillén Cuervo y Diego Luna se despidieron. Pero ahí estaba, una vez más, Anabel Alonso quien trabajó durante toda la gala para trasformar la sobriedad, y la tensión, en sonrisa... Y, a ratos, lo consiguió.

Más sobre: