Penélope Cruz viaja a Madrid para estar junto a su padre, que se recupera de una angina de pecho

Penélope Cruz llegó ayer a Madrid ante la recaída en el estado de salud de su padre, Eduardo, ingresado desde la pasada semana tras sufrir una angina de pecho. La actriz se encargó de aclarar que no reviste gravedad: "No voy a contar detalles, pero está bien. Me apetecía verle antes de irme a trabajar". Tanto es así que Eduardo Cruz recibirá el alta en las próximas horas, presumiblemente mañana miércoles.

Debido a este improvisado viaje, Penélope no pudo estar junto a Tom Cruise en la entrega de los Globo de Oro, donde la pareja habría coincidido por primera vez en un acto público con Nicole Kidman, encargada de entregar el premio en al mejor actor, categoría a la que optaba su ex marido. "Penélope no ha venido conmigo porque en estos momentos está volando hacia España porque su padre está enfermo", aclaró Tom, que finalmente estuvo acompañado por su madre, Mary Lee.

"Me tuve que venir por la mañana porque le iban a dar a él el alta por la mañana y al final no se la dieron y no me quería ir a rodar sin venir a verle", repitió Penélope a la salida de la clínica Montepríncipe, donde había sido trasladado su padre desde otro centro hospitalario. Allí estaba su hermana Mónica y poco después llegaron su madre, Encarna Sánchez -separada de Eduardo Cruz-, la actual compañera sentimental de su padre, Carmen, y su gran amiga Goya Toledo.

Debido a su apretada agenda laboral - Penélope iniciará esta misma semana el rodaje de Sahara en África junto a Matthew McConaughey) sólo ha estado unas horas en España, momento que también aprovechó para desmentir el rumor de su embarazo:"No, no es cierto".

Más sobre: