Tom Cruise derrochó simpatía en el estreno español de 'El último samurai'

Simpático, encantador, accesible y muy cercano se mostró Tom Cruise durante la presentación en España de su película ‘El último samurai’. El actor, uno de los mejores pagados de Hollywood, atendió durante más de dos horas a los centenares de fans que se habían citado en la Gran Vía madrileña sólo para verle y él lo agradeció repartiendo sonrisas, dejándose besar y abrazar, firmando autógrafos en brazos, fotos y camisetas, hablando por el móvil de algunos de sus admiradores, y fotografiándose con ellos.

Junto a él estaban el director del filme, Edward Zwick, y el actor japonés, Hiroyuki Sanada, el primer actor japonés contratado como miembro de la Royal Shakespeare Company. Faltó su novia, Penélope Cruz, que no pudo acudir al tener que cumplir con sus compromisos profesionales en Italia donde debía doblar algunas escenas de la película Non ti muovere que ha rodado con el director Sergio Castellitto. "La echo de menos, sobretodo esta noche" había comentado Tom Cruise durante la rueda de prensa previa a la premier cinematográfica. Y aunque Penélope - "La bella y deliciosa Penélope", como él comentó- no pudo estar, Tom contó con la presencia de parte de la familia Cruz. Eduardo Cruz, padre de Penélope, llegó con una joven acompañante llamada Carmen.

Más sobre: