Leonardo DiCaprio y Gisele Bündchen: las campanas de boda que esperan

Mónica Monteiro, representante de la modelo, ha hablado para decir un no rotundo a todas las informaciones de las que se habían hecho eco numerosos medios internacionales. Leonardo DiCaprio y Gisele Bündchen no se casan por ahora, por mucho que su relación sea excelente y cada vez sea más habitual verles unidos compartiendo aficiones y tiempo libre. "No hay boda en su agenda", señaló la mánager de Gisele. Así ponía fin a un sinfín de comentarios que surgieron cuando The Sun aseguró que el actor y la modelo planeaban su boda. El rotativo incluso se atrevió a aventurar fecha y lugar: en enero de 2004, en Sao Paolo.

Una relación con altibajos
Aunque ahora la pareja vive un momento inmejorable (se les pudo ver paseando por las ruinas del Machu-Picchu, poco antes de emprender vuelo a Argentina, donde se encontraron con la madre de DiCaprio), no se puede olvidar que su relación ha pasado por varias crisis que, finalmente, han logrado superar. La pareja comenzó a luchar por su amor poco antes de conocerse, en mayo de 2000. Pocos meses después ya se hablaba de boda. Una boda a la que siempre hay que esperar. Porque las rupturas entre ambos han sido sonoras. La primera en verano de 2001, cuando se habló de una posible infidelidad de la modelo con el presentador de televisión brasileña, Rodrigo Santoro. El tiempo demostró que aquello no eran más que especulaciones malintencionadas.
En junio de 2002, la crisis fue aún mayor. Tanto que la modelo y el actor permanecieron durante meses separados, hasta que volvieron a reencontrase en un local de moda de Nueva York y decidieron que debían dar una nueva oportunidad al amor.
Desde entonces, se les ha visto juntos en numerosas ocasiones, dando muestras sobradas de que luchan día a día por ese amor que surgió hace más de tres años. Pero de boda... habrá que esperar.

Más sobre: