Nicole Kidman: 'Algún día encontraré a alguien que me quiera y a quien yo sea capaz de querer'

Volver a ser madre
Dentro de unos días Nicole Kidman pondrá rumbo a su casa de Sydney para asistir al estreno de la película allí, rodar el nuevo anuncio publicitario de Chanel nº 5, perfume del que es imagen, y celebrar el cuarenta aniversario de boda de sus padres, a los que está muy unida, junto a ellos. Y es que, a pesar de su separación y posterior divorcio de Tom Cruise hace casi tres años, Nicole siempre ha mostrado su lado más familiar y se ha declarado partidaria del matrimonio no descartando incluso volverse a casar algún día. "Sigo creyendo en el matrimonio. Disfruté siendo esposa. Soy mujer de un solo hombre, me gusta estar casada y me gusta tener una familia", afirmó la actriz en una entrevista. En incluso más recientemente hizo hincapié en su deseo de volver a ser madre: "Me encantaría tener otro hijo. Adoro a los niños, pero no puedo cometer un error".

¿Crisis en su relación con Lenny Kravitz?
Nicole, sin embargo, no quiere hablar de su relación con Lenny Kravitz, que podría estar atravesando una crisis después de que el músico fuese visto con la artista brasileña Isis Arruda en un club nocturno.

En Londres, al preguntarle si aún creía en el amor, contestó: "¡Por supuesto!, si no ¿qué queda?. Mis padres celebrarán su cuarenta aniversario de boda dentro de diez días y eso es algo a lo que aspirar". Y unos días antes, afirmaba: "No quiero hablar de él en este momento. Todavía sigo siendo una mujer soltera que hace su trabajo y saca adelante a sus hijos y he tomado la decisión de no hablar de ningún hombre que esté en mi vida hasta que esté casada con él. Algún día encontraré a alguien que me querrá y al que yo seré capaz de querer. Pero hasta que esto suceda, siento la necesidad de no hablar de otra persona. Se trata de respeto hacia la otra persona y hacia mí misma".

La actriz reiteraba así la petición de respeto a su vida privada que ya hiciera hace varias semanas en una entrevista: "Es agradable ser capaz de darle algo a otra persona otra vez. Dar una parte de uno mismo es bonito. No volveré a ser otra vez objeto de escrutinio en términos de una relación personal. Es demasiado delicado, demasiado efímero, demasiado doloroso cuando falla. Así que tenerlo en exhibición me aterroriza"

Más sobre: