La imagen más familiar del nuevo gobernador de California

by hola.com "No es ningún secreto que soy un recién llegado a la política. Fui elegido sobre la base de la esperanza y la confianza. No os decepcionaré", dijo en su discurso, que duró aproximadamente doce minutos, en el que anunció además la suspensión de aumento del 300 por cien en el impuesto de circulación, tal y como había prometido durante la campaña electoral, y convocó para hoy una sesión extraordinaria de las Cámaras para tratar la delicada situación financiera por la que atraviesa California. En el Capitolio de Sacramento estuvieron presentes también el destituido Gray Davis y otros ex gobernadores del Estado, excepto Ronald Reagan, enfermo de Alzheimer.

El apoyo de Maria Shriver
"Llegué sin nada y este país me lo ha dado todo. No os voy a defraudar y alcanzaré con éxito mi misión. Voy a ser el gobernador del pueblo", afirmó tras la elección la estrella, cuya fortuna se calcula en unos doscientos millones de euros.

A su lado, en todo momento, ha estado su esposa, María Shriver, de cuarenta y siete años, cuyo apoyo ha sido crucial, especialmente en el último tramo de la campaña política del actor cuando éste fue acusado de acoso sexual por parte de seis mujeres. Así lo reconoció el nuevo gobernador, de cincuenta seis años, en la fiesta de su victoria celebrada en un hotel de Los Ángeles: "Sé que muchos de los votos que he recibido te los debo a ti".

En Estados Unidos, Maria Shirver es toda una celebridad por sí misma gracias a su profesión como periodista y presentadora de televisión, trabajo que ha abandonado temporalmente para apoyar a su esposo, con el que lleva casada 17 años. "Es una periodista extraordinaria y quiero que continúe haciendo aquello que la hace feliz", la animó su esposo durante una rueda de prensa, en la que no obstante pronosticó que su mujer "trabajará duro como primera dama".

Más sobre: