Así era...y así es...Michelle Pfeiffer

Representa la eterna belleza que no riñe con la sutil inteligencia y la profesionalidad. Aquella que empezó paso a paso, discreta, de cajera de supermercado a ser una de las estrellas mejor pagadas de Hollywood da, en cada película, una vuelta más de tuerca. Es Michelle Pfeiffer, una mujer que ha luchado por preservar su intimidad a capa y espada. Ojos intensos, mirada clara y felina, profesionalidad a raudales y mucho, mucho carisma.

Pocos recuerdan que una de sus primeras incursiones en el celuloide fue en la segunda parte de Grease, el éxito protagonizado por John Travolta y Olivia Newton John; sin embargo los ojos de la actriz encandilaron al público ese mismo año, 1985, en una romántica historia fantástica, Lady Halcón y, desde entonces no ha parado. Y aún es menos conocido que siete años antes, en 1978, una desconocida joven de 20 años, nacida en Santa Mónica, California, encontraba su rampa de lanzamiento en un concurso de belleza. Con el título de ‘Miss Orange County’ bajo el brazo, se presentó a ‘Miss Los Ángeles’. No consiguió el reinado, pero sí al agente que le proporcionaría su primera papel en la serie de televisión Fantasy Island.

Elegida en varias ocasiones por la revista People como una de las cincuenta mujeres más bellas del mundo, a sus casi 44 años, Michelle Pfeiffer sigue manteniendo intacta su dulce mirada, su especial sonrisa y un rostro perfecto que han hecho de ella una de las actrices más atractivas de la gran pantalla.

Más sobre: