Meg Ryan 'estrena' sonrisa en el première de su última película

by hola.com Si hablamos de la Reina de la Comedia, en un primer instante, y sin apenas duda, pensaremos en Meg Ryan. Sin embargo, una de las actrices más queridas e imitadas de Hollywood (su peinado se pide insistentemente en las peluquerías de todo el mundo) quiere cambiar y mostrar al público nuevos registros de los que es más que capaz. Por ello, ha escogido papeles no muy acordes con su trayectoria y ha estrenado una sonrisa de labios carnosos recién salidos del quirófano. Y es que Meg Ryan, como otras actrices de Hollywood con más de cuarenta años, temen que su reino sea usurpado por jóvenes que llegan cargadas de curvas y ambición.

'In the Cut', un giro artístico
Cuando Nicole Kidman anunció a la directora Jane Campion que no podría incorporarse al rodaje del thriller In the Cut, a Meg Ryan se le iluminó la sonrisa ante la posibilidad de interpretar un papel muy distinto a los que nos tiene acostumbrados, con una carga erótica elevada y, sobre todo, con algunas escenas de desnudo que, hasta este momento, la actriz se había negado a rodar. Una confianza ciega en la directora -recordemos que Jane Campion había filmado películas como El piano- la llevó a sentirse realmente cómoda en unas escenas en las que, en palabras de la actriz, "se nota la honestidad. Los diálogos que acompañan las imágenes son brillantes y generan un clima íntimo. Creo que ha sido la película adecuada, con el director adecuado y el papel perfecto".

Meg Ryan y su nueva sonrisa
El pasado viernes, los protagonistas de In the Cut, Jennifer Jason Leigh, Mark Ruffalo y Nick Damici, acudieron a la Academy of Motion Pictures Arts and Sciences de Los Ángeles junto a Meg Ryan y descubrieron cómo muchos medios y público congregado estaba más interesado por los labios de la estrella que por el estreno mismo de la película. No es para menos, porque Meg Ryan, con su simpática sonrisa y su buen hacer en comedias que han alegrado la vida de miles de personas, crea moda. Una moda que hoy por hoy parece llamada a olvidarse de los labios finos y darles una forma más sensual. Sea como sea, Meg Ryan, vestida de negro con un traje escote palabra de honor, fue la estrella indiscutible de la noche.

Más sobre: