Brillante clausura del Festival Internacional de Cine de San Sebastián

Kevin Costner llegó en el último momento para promocionar su película, 'Open Range'

Si Charlize Theron, bien acompañada por Mark Wahlberg y Harvey Keitel, se encargaron de dar glamour a los primeros días del 51 Festival Internacional de Cine de San Sebastián; para la clausura llegaron con aires de grandes estrellas (sin olvidar todos esos toques de modestia y sencillez) Kevin Costner y su novia, Christine Baumgartner. Ni un solo día del Festival han faltado imágenes entrañables de estrellas hollywoodenses frente a La Concha o descubriendo los encantos de esta bella ciudad costera. El sol ha acompañado esta edición. El sol y el buen cine.
Sean Penn llegó y triunfó. El actor estadounidense cuenta con una larga lista de fans y seguidores en el viejo continente. Tras su éxito en el Festival de Cine de Venecia (del que se fue con la apreciada Copa Volpi por su interpretación en 21 grams), el actor se fue de San Sebastián con el honor de haberse convertido en el actor más joven de la historia en conseguir el Premio Donostia. Pero no fue el único. Este año, una excelente actriz de nuestro país vecino, Isabelle Hupert, y otro actor estadounidense, Robert Duvall, se emocionaron por sendos Premios Donostia a su trayectoria profesional. Un continuo desfile de cazadores de autógrafos poblaron, durante el Festival, las calles de San Sebastián.

Polémicos premios
A pesar del reconocimiento unánime por parte de público y crítica sobre la calidad de los filmes de la sección oficial, la decisión del jurado no provocó más que abucheos, muy especialmente por la concesión de la Concha de Oro, el codiciado galardón, a una película alemana titulada Schussangst (algo así como Miedo a disparar). La película, última en proyectarse de la sección oficial antes de que se desvelase el Palmarés, ha sido dirigida por el realizador de origen georgiano, Dito Tsintsadze. La historia gira en torno a dos sentimientos universales: la soledad y la falta de amor. Sin embargo, el peso de los temas no pudo evitar que el público abucheara la decisión del público (tan solo se pudo escuchar algún que otro tímido aplauso).

Más sobre: