Guillaume Depardieu responde a su padre: "Está obsesionado con el deseo de ser amado"

Se han declarado la guerra y la batalla promete ser feroz. Gerard Depardieu y su hijo Guillaume protagonizan estos días una lucha abierta con un duro cruce de acusaciones a través de la prensa francesa. Hace unos días el protagonista de Cyrano de Bergerac confirmaba en una entrevista que había roto toda relación con su hijo, de 32 años, después de que este fuese condenado a nueve meses de prisión sin cumplimiento de pena, a pagar una multa de 8 mil euros y a 18 meses de tratamiento psicológico por agredir a un admirador.

"Por ahora no tendremos más contacto. He puesto fin a la relación porque no quiero seguir siendo el muro y el contenedor de basuras de todos sus problemas", decía el actor en la citada entrevista.

Guillaume no ha esperado para dar su respuesta y arremeter duramente contra su padre en el periódico La parisien. De él ha dicho, entre otras cosas, que es un mentiroso crónico y que está obsesionado con el dinero. "Gérard Depardieu es un cobarde y un tramposo. Es la única persona que conozco que miente a su propio psicoanalista". Y añade: "Gérard Depardieu está obsesionado con el deseo de ser amado y la necesidad de dinero. Lo único que tenemos en común son nuestros demonios".

Más sobre: