Guillaume Depardieu, condenado a nueve meses de prisión y a pagar 8 mil euros

by hola.com Guillaume Depardieu ha sido condenado por agresión y amenazas con arma de fuego a nueve meses de cárcel -aunque con la ejecución del pena en suspenso, es decir, no deberá ingresar en prisión—, y a pagar una multa de 5 mil euros. Estará a prueba 18 meses, período en el que deberá someterse a tratamiento psicológico para "recobrar el equilibrio y una coherencia en su comportamiento", tal y como había solicitado el fiscal.
El tribunal de Lisieux ha obligado también al hijo de Gerard Depardieu a pagar 3 mil euros en calidad de daños y perjuicios al demandante, un admirador que le perturbó a la salida de un bar en Trouville, Normandía, donde su padre tiene una casa.

El pasado agosto
Los hechos ocurrieron el pasado 22 de agosto, cuando el actor paseaba con su novia Béatrice, una joven actriz, y su primo por el centro de la localidad costera. Según la versión de Daniel Bellaiche, que así se llama el fan, al reconocer a Depardieu a la salida de un bar se acercó a él para felicitarle por su valentía a la hora de afrontar la amputación de su pierna derecha y por sus obras benéficas a favor de las víctimas de las infecciones hospitalarias. Pero lo que al parecer le enfadó fue que su admirador le preguntara si la ropa que llevaba era la misma con la que había salido en el reportaje que la revista Paris Match había publicado tan sólo unos días antes. El actor esgrimió entonces una pistola de perdigones y le apuntó al abdomen. El disparo fue desviado hacia cielo por el primo de Guillaume.

Su versión
En su comparencia ante el juez a principios de septiembre, el actor, ganador del César al Mejor Actor Revelación en 1996, dio una versión totalmente distinta. Explicó que minutos antes de que se acercara el admirador le habían agredido cinco individuos que le golpearon en plena calle sin que nadie acudiera a socorrerle. Y aunque reconoció haber empuñado el arma, aseguró que había sido mientas increpaba a los clientes de una cercana terraza por haber permanecido impasibles.

Las explicaciones del actor, sin embargo, no convencieron al fiscal de Lisieux, Philippe Peyroux, quien en una entrevista al diario Le Figaro, ha declarado que "el simple hecho de exhibir un arma basta para constituir la infracción de amenazas y violencia".

Más sobre: